Vicente Blasco Ibáñez: biografía, libros, poemas, política y mas

Vicente Blasco Ibáñez, español, político, periodista, escritor. Se recuerda como líder popular republicanista en Valencia, España y por la novela que le dio fama internacional “Los cuatro jinetes del Apocalipsis”.

Vicente-Blasco-Ibañez-01

Biografía

Vicente Blasco Ibáñez nació en Valencia, España, el 29 de Enero de 1867. Hijo de Gaspar Blasco, comerciante y Ramona Ibáñez, ambos aragoneses. Desde pequeño vivió en un entorno de revolución, conflictos políticos, alzamientos.

Recordaba, según su testimonio, que cuando tenía seis años, vio la barricada que levantaron los insurrectos frente a su casa, durante la rebelión cantonal, inicios de la Primera República Española, en 1873-74. Igualmente recordó haber visto a los héroes del Cantón, Cabalote y Enguerino.

Cuando apenas tenía 16 años de edad, fundó un periódico semanal. Su talante polémico dio pie a un breve exilio en París. Allí hizo contacto con el naturalismo francés, estilo artístico-literario, emparentado con el realismo, el cual tuvo gran influencia en su obra.

Vicente-Blasco-Ibáñez-02

Estudios

Estudió Derecho en la Universidad de Valencia y pronto se unió al Partido Republicano y a la estudiantina universitaria. Por un tiempo estuvo ligado al valencianismo, influenciado por Teodoro Llorente, sin embargo, más adelante se separó de esa corriente. Se graduó en 1888, más nunca ejerció su profesión.

Sus primeras lecturas fueron “La historia de los girondinos” de Lamartine, “Los Miserables” entre algunas de las obras del gran autor Víctor Hugo.

¿Cómo era Vicente Blasco Ibáñez?

Blasco Ibáñez amaba la música, tanto como a la literatura. Le apasionaba especialmente, Wagner, cuya música apoteósica exaltaba su imaginación, que lo hacía soñar con los héroes mitológicos y los dioses nórdicos.

Dividió su vida entre la literatura, la política, el periodismo y las mujeres, a quienes admiraba, tanto en su belleza física como en sus personalidades y características psicológicas. Escribía con rapidez y admiraba con pasión a Miguel de Cervantes, así como la historia y literatura de España.

Vida política

Su interés en la política comienza cuando asiste a las reuniones que se hacían en el casino de las Juventudes Federales, aupadas por el Partido Republicano Federal. Allí descubre que posee un don de persuasión, al hacer intervenciones en público. Entusiasmaba a los presentes, llegando a enardecerlos con su oratoria, motivándolos a tener grandes sueños.

Vicente-Blasco-Ibáñez-03
Mitin político

Líder republicano

Blasco Ibañez recibió una amnistía general y regresó a España en 1891. Era candidato a diputado y logró el puesto para las Cortes en siete legislaturas. Fue detenido por sus actividades políticas, en 1896 y condenado a dos años de  trabajos forzados.

Hasta el año 1905 se dedicó por completo a la política, llegando a convertirse en el político más popular de Valencia e incluso muy temido por sus adversarios, por su facilidad de liderar y arrastrar gente.

Vivió intensamente su etapa como líder político, recorrió los barrios y los pueblos de la provincia, daba mítines populares, escribía en el periódico, en fin, a tiempo completo.

Ocupó un escaño en el Congreso de los Diputados, representando al partido Unión Republicana. Fue elegido tres días después de que se declaró la guerra con Estados Unidos, el 28 de abril de 1898, como resultado de la voladura del Maine (acorazado de la Armada de U.S.A.).

Se caracterizó por oponerse a la monarquía y por su ideología republicana. El periódico “El Pueblo”, fundado por él en 1894 fue clave para expresar e informar sobre los acontecimientos del momento, escribiendo casi mil artículos, gacetillas, folletines y crónicas sin firmas.

Su éxito radicó, aparte del precio accesible, en que los sectores populares se involucraban en la historia política y social, leyendo de forma amena, divertida y sobre todo comprensible, los sucesos y eventualidades que estaban ocurriendo en la sociedad española.

Periódico El Pueblo

Los blasquistas

Organizó y lideró un movimiento acorde con los que estaban naciendo en Europa, los blasquistas, basado en el nuevo proletariado industrial y los antiguos artesanos, a lo que empezaron a llamar las clases trabajadoras.

Vicente Blasco Ibáñez representaba una nueva forma de hacer política, saliendo a las calles, presentándose en mítines, en casinos (centros de reunión social), cuando hasta esos años apenas los votantes sabían por quienes votaban. (Ver artículo: Dolores Ibárruri)

Matrimonio

Conoció a María Blasco del Cacho, (que aunque con igual apellido, no tenían parentesco alguno) en una tertulia con amigos, en las que hablaban de música, literatura y recitaban poesías. Contrajo matrimonio con ella en 1891 y tuvieron cuatro hijos, llamados Mario, Julio César (fallecido a los 24 años), Sigfrido y Libertad, la única hembra.

Matrimonio con María Blasco

Se dice que era una mujer muy bella, morena, algunos años menor que Vicente Blasco Ibáñez. María falleció en 1925, mientras estaba él exiliado en Menton. Francia. Contrajo nuevas nupcias, ese mismo año, con Elena Ortuzar, de origen chileno.

Muerte

Vicente Blasco Ibáñez, murió en Menton, Francia, el 28 de enero de 1928, aun día de cumplir 61 años, víctima de neumonía. Se encontraba en su residencia Fontana Rosa, planeando escribir su última obra autobiográfica, que llevaría por título “La juventud del mundo”.

Luego de proclamarse la Segunda República Española, sus restos fueron enviados a Valencia, cumpliendo así su deseo, como lo dijo en su última visita a esa ciudad: “Quiero descansar en el más modesto cementerio valenciano, junto al Mare Nostrum que llenó de idea mi espíritu”.

El pueblo republicano de Valencia, se volcó a las calles el 29 de octubre de 1933, para recibir en procesión cívica, el féretro de Vicente Blasco Ibáñez, el cual fue llevado en hombros por los pescadores del Grao, teniendo como testigos miles de personas que le daban un último adiós.

Féretro de Blasco Ibáñez

La tapa de su féretro tenía tallado un libro abierto, diseñado por Mariano Benlliure, que decía “Los muertos mandan”, título de uno de sus libros. (Ver artículo: Francisco de Goya)

Su memoria fue borrada, su familia perseguida, prohibieron sus libros e incautaron sus bienes. Destruyeron las obras del mausoleo que habían hecho hasta el momento y el solar donde se encontraba, en el Cementerio Municipal, fue usado para construir un crematorio. Sus restos se encuentran en el cementerio civil de Valencia, de forma casi anónima, en un nicho ordinario.

Conservó una villa, en donde debatía con los intelectuales y amigos de su época, en la Playa de la Malva-rosa  en Valencia. Esta villa fue restaurada y actualmente es la Casa-Museo Vicente Blasco Ibáñez.

Sarcófago de Blasco Ibáñez

Misceláneas

  • Vicente Blasco Ibáñez, intelectual valenciano fue distinguido con el título de Doctor Honoris Causa por la Universidad George Washington, en Pensylvannia, Estados Unidos. Año 1920.
  • Hay una página web con el nombre de Ateneo Blasco Ibáñez, que busca proyectar la imagen y las obras del escritor, más allá de las fronteras valencianas.
  • En la avenida Blasco Ibáñez, en Valencia, se encuentra un busto y una escultura o monolito, que indica el inicio de la Avenida Blasco Ibáñez, en homenaje a este famoso escritor español.
  • El sarcófago del escritor es una obra del también afamado escultor valenciano, Mariano Benlliure, elaborado en 1935, por encargo del Ayuntamiento de Valencia, España.
  • Hay diversas instituciones públicas, privadas, literarias, educativas, que llevan su nombre a modo de homenaje a su vida y obra.
  • Danton, es su nombre simbólico en la Logia Unión No. 14 de Valencia, en la que dicen ingresó a los 20 años de edad, el 6 de febrero de 1887. Posteriormente apareció inscrito en la Logia Acacia No. 25, como masón. (Ver artículo: Sócrates)
  • En el barrio de Canavyal, cerca de la Playa de la Malva-rosa, en Valencia, se encontraba el Chalet de Vicente Blasco Ibáñez, el que fue reconstruido empezando la década del 90’. Actualmente se conoce como la Casa-Museo Vicente Blasco Ibáñez.
Despacho en Malva-rosa

Obras de Vicente Blasco Ibáñez

Tiene en su haber 49 novelas, escritas desde 1887, hasta su muerte en 1928. Se publicaron otras, en forma póstuma, resaltando “La condenada y otros cuentos”, la cual fue editada en 1979, por sus herederos.

Sus obras originales, pasaron a dominio público, según las leyes de España, en el año 2008, al cumplirse 80 años de su muerte.

Estilo

Casi todas sus obras fueron escritas en idioma castellano, aún cuando era capaz de hablar valenciano. Con “Arroz y Tartana” (1894), dio inicio a su ciclo de novelas regionales, con la región valenciana como ambiente natural. A ella acompañan “Cañas y Barro (1902) y “La barraca” (1898).

Además de este género, Blasco Ibáñez también cultivó el histórico, que se puede apreciar en “Mare Nostrum”, “El caballero de la Virgen”, “Los cuatro jinetes del Apocalipsis”, “A los pies de Venus”, entre otros. Con carácter autobiográfico estaban “La maja desnuda”, “La voluntad de vivir”, “Los argonautas”, éste último mezclaba su propia biografía con la colonización española en América.

Con sus hijos

Naturalismo

La mayoría de sus obras encajan en el naturalismo literario y en esas primeras, se incluyen elementos regionalistas y costumbristas. Además de ellas, hay también novelas de carácter social, como “La catedral”, “El intruso”, “La bodega” y “La horda”; de carácter psicológico, “La maja desnuda”, “Sangre y Arena” y “Los muertos mandan”.

Usó temas americanos, por ejemplo, en “Los argonautas”, “La tierra de todos” y bélicos, en “Los cuatro jinetes del Apocalipsis”, “Mare nostrum” y “Los enemigos de la mujer”.

Dedicadas a exaltar la historia de España, como “El Papa del mar”, “A los pies de Venus”, “En busca del Gran Kan”, “El caballero de la Virgen”; novelas de aventuras: “El paraíso de las mujeres”, “La reina Calafia”, “El fantasma de las alas de oro”.

Temas de viajes, como “La vuelta al mundo de un novelista”, “En el país del arte”, “Oriente”, “La Argentina y sus grandezas”; “El préstamo de la difunta”, Novelas de las Costa Azul”, “Novelas de amor y de muerte”, son algunas novelas cortas, entre muchas de sus obras.

Libros de Vicente Blasco Ibáñez

Blasco Ibáñez escribió sus primeras obras, durante los años en que estuvo más activo políticamente. Las valencianas “Arroz y tartana” en 1894, “Flor de Mayo” en 1895, “La barraca” en 1898, fueron sus mejores novelas. Más adelante, siguieron las de carácter social, las de aventuras, y muchas más.

Arroz y tartana (1894)

Fue escrita, con el fin de ser un folletín para el diario “El Pueblo”, cuyo director era Blasco Ibáñez. Después se publicó como un libro.

Con esta novela, el autor plantea dos maneras de entender la economía, una, el comercio tradicional, en el que se logran pequeñas pero seguras ganancias, con trabajo duro y vida tranquila, la otra, la más rápida para obtener ganancias, pero más arriesgada e incierta, que era invertir en la Bolsa de valores. (Ver artículo: Steve Jobs)

La Barraca

La Barraca (1898)

Se ambienta en la Valencia rural de finales del siglo XIX. Describe las difíciles condiciones de vida de los campesinos y agricultores. Tiene como protagonistas al tío Barret, quien al no poder seguir trabajando y cosechando en la huerta de D. Salvador, por no poder pagarle el arrendamiento, es echado de la misma.

Pepeta y Pimentó, vecinos, organizan al resto de los pobladores, para evitar que la huerta funcione y que nadie pueda ocuparla. Batiste y su familia, llegan y se instalan en la finca, por necesidad, abandonada ya casi por dos años, a sabiendas de que la poblada los acosaría, por doblegarse ante el terrateniente, perjudicando al resto de la comunidad.

Así se desarrolla la trama con serios conflictos, muertes, injusticias.

Cañas y barro (1902)

Novela enmarcada en la corriente del naturalismo. Fue incluida en la lista de las 100 mejores novelas en español del siglo XX, que elabora el periódico español El Mundo. Desarrollada en la Albufera valenciana, de principios del siglo XX.

Retrata la realidad social en ese momento e incluye ciertos elementos costumbristas. Cuenta la historia de una familia de El Palmar, los Paloma, cuyo perezoso e indolente nieto, Tonet, es el protagonista principal.

Tonet tiene una relación sentimental con Neleta, una amiga de la infancia, pero el destino lo lleva a Cuba, a servir en la guerra. Neleta en ese tiempo se casa con un rico tabernero que le cambia la vida radicalmente, adquiriendo una importante y cómoda posición social en la Albufera, dejando atrás su miserable y pobre vida.

Al regresar Tonet, deciden llevar una vida en adulterio, que determinará el desenlace de la novela.

La Catedral (1903)

Es una novela social, enmarcada dentro del naturalismo. Narra la historia de Gabriel Luna, un seminarista que tras terminar la tercera guerra carlista, se muda a Francia, donde se empapa de todo lo que tenga que ver con el pensamiento revolucionario.

Al regresar a Toledo, su ciudad natal, transmite sus ideas de igualdad a los pobladores, lo que va a causar algunos roces y diferencias, por malinterpretar las palabras y pensamientos de Gabriel. El nombre de la novela se origina por la Catedral de Toledo.

La araña negra (1892)

Es una obra compuesta de dos tomos, de corte anticlerical. Narra la historia de los Baselga, familia noble de España, con gran afinidad con los jesuitas. Se ambienta en los primeros años del siglo XIX. La trama profundiza en la relación que tienen con la Compañía de Jesús, analizando su comportamiento y funcionamiento.

El intruso (1904)

Es la novela más política del autor. Sintetiza los conflictos sociales que enfrentan a los antiguos carlistas con el proletariado minero de Bizkaia. Describe las paupérrimas condiciones en las que trabajan los mineros, sobre todo los barracones, quienes además debían pagar un alquiler por dormir allí.

En otro capítulo habla de los problemas en las minas, cómo influye la política en el desarrollo de la industrialización del sector minero, las exportaciones, el ferrocarril, los sindicatos, todo el mundo en torno a la actividad económica fuerte del momento.

La condenada (1900)

Es un cuento perteneciente al libro “La condenada y otros cuentos”. En ellos predomina el ambiente regional valenciano. Narra la historia de Rafael, quien se encuentra encarcelado desde hace 14 meses, mientras en Madrid revisaban sus papeles, transcurriendo un tiempo valioso, en el que su vida se acaba, deseando que llegue pronto la hora en que todo termine.

En ese sitio había un silencio sepulcral, una limpieza inusual, una vigilancia amenazadora, no era vida, era el último escalón de la desgracia. El desenlace de la historia deja un mensaje referido al valor de la vida y la libertad.

En el mar (1900)

Pertenece al libro “La condenada y otros cuentos”, son distintos cuentos que nos revelan los ideales del escritor, la vida de época, con amplias descripciones de los lugares y los momentos.

Narra la historia de los pescadores, que están atravesando un verano difícil, con poca pesca, sólo sacaban algas o peces pequeños. Antonio y Rufina eran una pareja que estaban sufriendo las consecuencias de la escasez.

Antoñico, su hijo de nueve años acompañaba a su padre al mar, a pescar para buscar el sustento de la casa. Se desarrolla una historia triste, que nos enseña la vida en el mar, cómo viven y de qué viven los pescadores, sus éxitos, sus fracasos y sus riesgos.

La bodega (1905)

Novela de estilo naturalista, desarrollada en el ambiente de las bodegas andaluzas. Para escribir esta novela, Blasco se internó en la realidad agraria jerezana, en la que se informó de las terribles condiciones en que trabajaban los gañanes y viñateros de los cortijos, que describe con ciertos detalles en la novela.

Así el autor pudo plasmar una realidad que avergonzaba, al saber del sometimiento semiservil del campesino andaluz, quien para la época aun parecía estar en la era feudal, pisoteado por el amo y la propiedad.

Blasco se hace eco de la justa distribución de las tierras, que era ansiada por los jornaleros andaluces, para cuidarla, cosecharla, peinarla y acicalarla como si fuera una hija. Pero la realidad era otra. Es un tema social y político, que dista mucho de tener solución a corto plazo.

Blasco Ibáñez en la Plaza de Toros de Valencia

Sangre y arena (1908)

Novela inspirada en la vida del torero sevillano Manuel García Cuesta, apodado El Espartero, quien resultara muerto víctima de una cogida, en la plaza de toros de Madrid, en 1894. (Ver artículo: Fernando Savater)

Juan Gallardo, nombre del protagonista, de ser un pobre chico de Sevilla, que se escapaba para ir a torear y se convirtió en novillero, pasó a ser un torero español, al que la vida le sonreía. Tenía fama, dinero, mujeres, una esposa dedicada y comprensiva, hasta que llegó Doña Sol, quien se convierte en su amante, pero también le transforma la vida y el destino le depara un triste final.

Los cuatro jinetes del Apocalipsis (1916)

Esta novela fue incluida entre las 100 mejores novelas en español del siglo XX, por el periódico español El Mundo.

Se ambienta en Francia, en los tiempos de la Primera Guerra Mundial, hacia 1914.  Plantea las vicisitudes y sucesos que viven dos familias argentinas, los Desnoyers y los Von Hartrott, que provienen de un mismo tronco familiar, pero con diferentes posiciones políticas e ideológicas, que las hacen enfrentar.

Al morir el patriarca, Julio Madariaga, los Desnoyers marchan a Francia y los Von Hartrott a Alemania.

Cuando estalla la guerra, ambas familias terminan enfrentándose en bandos opuestos, la historia discurre en escenarios dantescos de una Europa rota, de la que todos quieren salir con vida.

La guerra es la cabalgata de cuatro jinetes, la Victoria (o la Peste), el Hambre, la Guerra y la Muerte, que montan en caballos blanco, rojo, negro y uno bayo, respectivamente y que amenazan con entronar a la Bestia, en este caso Alemania.

Cuentos valencianos

Blasco Ibáñez, a través del cuento, se adentra en las pasiones humanas utilizando y perfeccionando los recursos narrativos a su alcance. Primeramente los publica en el diario El Pueblo, luego los reúne en un solo volumen llamado Cuentos Valencianos, que recrea tradiciones populares y estampas con gran valor expresivo.

Entre naranjos (1900)

Cuenta la historia de Rafael, en la pequeña localidad de Alcira, en Valencia, donde por la muerte de su padre, debe hacerse cargo del negocio familiar, consistente en la plantación y distribución de naranjas y continuar la carrera política iniciada por su padre.

Su padre era un político corrupto, sin escrúpulos, obsesionado por el poder, mientras Rafael, un hombre culto y honesto, cualidades que lo llevan a tener gran éxito tanto en lo comercial como en lo político.

Al pueblo ha llegado Leonora, una cantante de ópera, de quien Rafael se enamora y siente que su felicidad estaría completa, viviendo junto a ella. Pero el círculo en que se desenvuelve socialmente, no permite esta relación.

Adaptaciones tv, novelas, cine, otros…

  • Arroz y tartana. En el año 2003, la novela fue llevada a la televisión, a través de una serie dirigida por José Antonio Escrivá. La interpretaron Carmen Maura y José Sancho, como protagonistas principales.
  • En 1979, León Klimovsky dirigió una serie de televisión, basada en la novela “La barraca”, de Blasco Ibáñez.
  • En 1998 se realizó la adaptación de “Entre naranjos” a una serie de la televisión española, dirigida por Josefina Molina.

Blasco Ibáñez se convirtió en uno de los escritores más leídos y mejor pagado de su época, no sólo por los libros, sino por la adaptación al cine de muchas de sus novelas, en los años 20’. Algunas de ellas fueron:

  • La barraca. El mejicano Roberto Gavaldón dirigió una película del mismo título en 1945, basada en la novela homónima de Vicente Blasco Ibáñez, escritor español.

Sangre y arena fue inspiración para varias películas:

  • Sangre y arena(1916). Fue rodada por el mismo autor, Blasco Ibáñez con la ayuda y colaboración de Max André. Esta versión fue restaurada en 1998 por la Filmoteca de la Generalitat Valenciana (España).
  • Blood and Sand. Película muda (1922), dirigida por Fred Niblo y protagonizada por Rodolfo Valentino.
  • Blood and Sand. (1941). Dirigida por Rouben Maumolian y protagonizada por Tyrone Power y Rita Hayworth.
  • Sangre y Arena (1989). Dirigida por Javier Elorrieta.
  • Los cuatro jinetes del Apocalipsis.  Película estadounidense (1921).
  • Los cuatro jinetes del Apocalipsis, película estadounidense (1962).

Críticas a Blasco Ibáñez

Hay quienes consideran que el escritor Blasco Ibáñez fue un producto excesivo para su tiempo, abocado a un estilo literario, en su caso, el naturalismo, muy superficial y restrictivo. Un bon vivant,  astuto, fabricante de best sellers, o simplemente un político contradictorio cuyo fin era estrictamente municipalista.

Pero esto no ha impedido que a Blasco Ibáñez se le considere como uno de los más destacados símbolos contemporáneos de España, reconocido por una mayoría social, que apoyaban, algunos y otros rechazaban, pero que los identifica como pueblo. (ver artículo: Juan Goytisolo)

Poemas de Blasco Ibáñez

Cuando Blasco Ibáñez tenía 18 años de edad, escribió un bello poema dedicado a las Escuelas. Compuesto especialmente para enaltecer la labor de la Junta de las Escuelas de Artesanos.

Hay otro poema, escrito en valenciano con fecha de 1811, que fue rescatado entre los legajos de una asociación cultural y que permanecía inédito aun en el año 2014.

Primeras estrofas del poema, que lleva por título

¡¡Avant!!(Adelante, en castellano):

Per les altives serres y els barranchs perillosos,

Ahon abans acampaben los bandolers furiosos,

Fent difisil la marja del póbre pasatjer

Huy el pastor veu com passa, vomitant fumagueres,

Lo tren per qui es foraden les montanyes sanceres

Y que es presenta als póbles de pau com mitsajer.

Lo comers tot ho abarca y fá que sense duptes

Dels mes distints paysos, els diferents productes

Entre sí els pobles cambien ab fraternal amor

Al Nort ell fa que vaja pera donar enveja,

Lo vi daurat d’Espanya que en lo got espurnecha

Y les pells d’allá porta en ales del vapor

(Visited 1.054 times, 1 visits today)

Deja un comentario