Alejandra Pizarnik: biografía, poemas, libros, y más

Alejandra Pizarnik, poeta argentina de origen ruso, rebelde por naturaleza, destacada por escribir hermosa poesía surrealista.

alejandra pizarnik 1

Biografía de Alejandra Pizarnik

En Buenos Aires, ArgentinA, el 29 de abril del año 1936 vino al mundo Flora Alejandra Pizarnik quien fue una reconocida escritora de poemas, es descendencia Rusa, sus padres Elías Pizarnik y Rosa Bromiker eran inmigrantes del continente europeo, específicamente de Rusia. Su apellido original era Pozharnik, pero al asentarse en Argentina, lo perdieron, quedando con Pizarnik, no muy distinto del original.

alejandra pizarnik 14

Tuvo una niñez llena de inseguridades, se podría decir que fue una niñez bastante difícil para ella. Según la crítica literaria Cristina Piña existieron dos situaciones que marcaron la vida de Pizarnik, estas fueron: la comparación con su hermana que la madre de la poeta hacía, y el hecho de que su familia fuera extranjera.

La mayoría de sus familiares que quedaron en Europa fueron asesinados bajo un movimiento nazista.

Tuvo una adolescencia llena de complejos, su baja autoestima debida a los problemas de asma, acne, a su tartamudez y a su físico con el cual ella no se sentía para nada cómoda ya que era subida de peso, conllevaron a que Alejandra no se estimara a sí misma.

Aquí ella empieza a definirse como una persona distinta, sumando a su carácter desastroso la necesidad de que las demás personas le prestaran atención, de que la reconocieran, a pesar de que ella no se aceptaba. Era el tipo de persona que era de forma totalmente opuesta a como debería ser.(Ver artículo: Eduardo Galeano)

Flora Alejandra Pizarnik era llamada por el apodo Buma, por sus padres y amigos cercanos en el periodo que abarcó su infancia. Pero durante la adolescencia pidió que simplemente la llamaran Alejandra. Suponen que con el objetivo de ser otra algo que diferenciaba la infancia de la adolescencia, con el fin de formar una nueva identidad partiendo desde el cambio del nombre.

En la secundaria fue en donde comenzó a interesarse por la literatura,esta se fascinó con la misma, tanto como con la que aprendía en la escuela, como con la que aprendía y descubría secretamente, y también con la que escribía.

Los tipos de literatura que más les gustaban a Alejandra Pizarnik era la de existencialismo, la libertad, la filosofía y la poesía. Se identificaba  con autores como Artaud, Rimbaud, Baudelaire, Mallarmé, Rilke.

Durante su trayecto en el bachillerato Alejandra Pizarnik se vio envuelta entre lo que consideraba “el estudiante ideal” que se caracterizaban por ser recatados, discretos, de buena conducta y con un buen desempeño académico, esto formó un imaginario social entre familias de clase media.

alejandra pizarnik 2

Pero Alejandra fue de esas chicas que no iban de acuerdo a lo que la sociedad consideraba correcto, por lo que la joven fue rebelde, con una extravagante y extraña forma de pensar y actuar, cosa que causaba revuelo en la imagen que se debía tener como adolescente en esa época. Gracias a su actitud, llegó a ser considerada la chica rara de la escuela, e incluso la imagen opuesta de lo que los padres esperaban que sus hijas fueran.

Alejandra Pizarnik al encontrarse en una edad en que el físico es una cosa importante para destacar o no en la sociedad, y al ella poseer baja autoestima, comenzó a consumir anfetaminas, que son una droga que aumentan la sensación de confianza, la energía y la autoestima, además de que disminuye la sensación de hambre, estas comenzaron a ser parte fundamental de su estilo de vida.

Desde ese momento los fármacos siempre formaron parte de Alejandra.

En el año 1954 Alejandra fue a la Universidad de Buenos Aires, a la Facultad de Filosofía y Letras, pero esta no permaneció en esa carrera, por lo que se cambió de la carrera de Filosofía a la de Periodismo, y después a la de Letras, y luego se instruyó en pintura surrealista con Juan Batlle Planas.

Finalmente abandonó a universidad para dedicarse de pleno a la escritura. Juan Jacobo Bajarlía, fue su guía en la carrera de literatura, él se encargó de corregir los primeros trabajo de Alejandra Pizarnik. Bajarlía fue también quien se encargó de instruir a varios artistas surrealistas de la época, como Arturo Cuadrado, Juan Batlle Planas, Oliverio Girondo, Aldo Pellegrini.

Durante este trayecto de su vida, Alejandra Pizarnik, amplió su lectura a autores como Alphonse Allais, René Daumal, George Schehadé, Proust, Gide, Claudel, Henri Michaux, André Pieyre de Mandiargues, Artaud, Blaise Cendrars, Kierkegaard, Joyce, Leopardi, Yves Bonnefoy, Stéphane Mallarmé. La lectura de estos autores la llevó a encontrarse, es decir a identificarse y establecer qué era lo que le interesaba, que se podía dejar llevar por sus sentimientos percibidos por sus problemas interiores.

De aquí descubrió los temas en los que basaría sus poemas, en los que reflejaba su atracción a la muerte, la orfandad, la extranjería, la voz interior, lo onírico, vida y poesía y la subjetividad.

Por sus problemas de autoestima y ansiedad, Alejandra Pizarnok comenzó a ir a sesiones de terapia con León Ostrov,esta se enteró que padecía de Trastorno Límite de la Personalidad es una afección en la que experimentaba patrones largos de emociones inestables y turbulentas, este hecho fue esencial en su trayectoria como poeta.

Esto la llevó a interesarse por el psicoanálisis que fue un buen instrumento para profundizar en la subjetividad, y además entrelaza la literatura y el inconsciente.

En el año 1960, se traslada a París , lugar en el que se destaca como traductora de libros franceses. Se puede decir que París fue un tipo de asilo que la ayudó tanto en su trayectoria en la literatura como en el ámbito emocional. Mientras residió en París trabajo también para la revista Cuadernos, trabajo que posiblemente obtuvo por Octavio Paz, quién la presentó a Germán Arciniegas, director de la revista Cuadernos para la Libertad de la Cultura, o quizás obtuvo el trabajo gracias a Cortázar. Además también laboró en unas que otras editoriales francesas.

También se dedicó a publicar algunas criticas e incluso sus poemas en diversos diarios del lugar.(Ver artículo: Oscar Arnulfo Romero)

alejandra pizarnik 3

A parte estudió Historia de la Religión y Literatura Francesa en la Soborna, una prestigiosa universidad de París. Allí surgió la amistad con Julio Cortázar, Rosa Chacel y Octavio Paz, quien hizo el prologo de su obra Árbol de Diana en el 1962, este fue su cuarto poemario, donde claramente se observa el crecimiento de la autora en la literatura.

Para el año 1964 vuelve a su tierra natal, Buenos Aires, ya mucho más madura en lo que hacía, lo que dio lugar a que publicara tres volúmenes importantes y actualmente reconocidos: Los trabajos y las noches, Extracción de la piedra de locura y El infierno musical. También publicó La condesa sangrienta.

Para el año 1969 consigue una beca Guggenheim y dos años más tarde una Fullbrigth.(Ver artículo: Marilyn Monroe)

Inestabilidad emocional

Alejandra Pizarnik tenía una inestabilidad emocional notoria, sufría de ansiedad y padecía crisis depresivas, toda esta situación se vio alentada por la poesía.

alejandra pizarnik 5

Una de sus amigas alega que la literatura que se desarrollaba en esa época no era de gran ayuda tampoco, ya que esta le festejaba el modo de escritura que tenia, y pues esto no le permitía zafarse del personaje. También un suceso que fue impactante el la vida de Pizarnik fue la muerte de su padre, quien falleció a causa de un infarto, después de ese día lo que publicaba era cada vez más sombrío

En el año 1968 Alejandra comenzó a vivir con su pareja, una fotógrafa, a esto se le unía su dependencia de las pastillas, que cada vez se hacían más necesarias.

Su viaje a París contribuyó aun más en su inestabilidad emocional, después de que volvió de él para el año 1970 intentó suicidarse por primera vez.(Ver artículo: Bruce Lee)

Alejandra Pizarnik y Julio Cortázar

La historia entre estos dos personajes literarios, da inicio en el año 1960, año en que se conocieron. Ese mismo año Alejandra viajó a París y desde ese momento la afinidad entre los dos escritores se hizo muy evidente, Julio Cortázar admiraba lo brillante que la chica resultaba. alejandra pizarnik 12

Su amistad se prolongó hasta el día de su temprana muerte.

Se sospechaba que La Maga, personaje de la obra de Cortázar, Rayuela era Alejandra, pues se creía que esta poseía algo de la esencia de la misma.(Ver artículo: Oprah Winfrey)
Pero Julio en un momento da a conocer que la obra ya estaba realizada para el momento en el que este conoció a Alejandra Pizarnik, por lo que no había manera de que ella fuera La Maga.
Existe la duda, de que si lo que sentía Alejandra Pizarnik por Julio Cortázar era simplemente algo más que solo amistad y admiración.
alejandra pizarnik 11
Una de las pasiones que estos dos escritores tenían en común, era el que les gustaba leer a los poetas malditos.
 Su lucha de palabras era constantes, Julio era muy consciente de la difícil vida de la chica y la facilidad con la que esta se abandonaba a las situaciones así,  por lo que fue autor de cartas como la siguiente:

París, 9 de septiembre de 1971 
Mi querida, tu carta de julio me llega en septiembre, espero que entre tanto estás ya de regreso en tu casa. Hemos compartido hospitales, aunque por motivos diferentes; la mía es harto banal, un accidente de auto que estuvo a punto de. Pero vos, vos, ¿te das realmente cuenta de todo lo que me escribís? Sí, desde luego te das cuenta, y sin embargo no te acepto así, no te quiero así, yo te quiero viva, burra, y date cuenta que te estoy hablando del lenguaje mismo del cariño y la confianza –y todo eso, carajo, está del lado de la vida y no de la muerte. Quiero otra carta tuya, pronto, una carta tuya. Eso otro es también vos, lo sé, pero no es todo y además no es lo mejor de vos. Salir por esa puerta es falso en tu caso, lo siento como si se tratara de mí mismo. El poder poético es tuyo, lo sabés, lo sabemos todos los que te leemos; y ya no vivimos los tiempos en que ese poder era el antagonista frente a la vida, y ésta el verdugo del poeta. Los verdugos, hoy, matan otra cosa que poetas, ya no queda ni siquiera ese privilegio imperial, queridísima. Yo te reclamo, no humildad, no obsecuencia, sino enlace con esto que nos envuelve a todos, llámale la luz o César Vallejo o el cine japonés: un pulso sobre la tierra, alegre o triste, pero no un silencio de renuncia voluntaria. Sólo te acepto viva, sólo te quiero Alejandra. 
Escribíme, coño, y perdoná el tono, pero con qué ganas te bajaría el slip (¿rosa o verde?) para darte una paliza de esas que dicen te quiero a cada chicotazo. 
Julio

No se podía definir si Pizarnik sentía algo romántico por Cortázar, fue una duda que nunca se aclaró, pero cabe destacar que el escritor después de que ella muriera, recibió unas cartas juntos a una foto de ella desnuda tomando sol en la playa.(Ver artículo: Pedro Infante)

Poemas de Alejandra Pizarnik

Como ya sabemos, Alejandra Pizarnik, fue una poeta surrealista, que escribió varias obras que son reconocidas, a continuación alguno de sus tantos poemas:

Como agua sobre una piedra, de Extracción de la piedra de locura (1968)

A quien retorna en busca de su antiguo buscar
la noche se le cierra como agua sobre una piedra
como aire sobre un pájaro
como se cierran dos cuerpos al amarse.

alejandra pizarnik 6

Mendiga voz, de Los trabajos y las noches (1965)

Y aún me atrevo a amar
el sonido de la luz en una hora muerta,
el color del tiempo en un muro abandonado.
En mi mirada lo he perdido todo.
Es tan lejos pedir. Tan cerca saber que no hay.

Poema inédito:

y sin ira
y sin hora
sin ahora
sin orar
sin arar en la memoria
sin errar en el pasaje de la noche al amor
y del amor a su espera
y nos iremos en un corazón abandonado
y nos iremos en el espacio abierto de tu mirada
y nos iremos en un corazón que espera
amarrado al borde de un precipicio
no dibujar el itinerario
no usar la pluma
sino cuando hablen de pájaros
nada prever
para que nada no venga
y nos iremos como se va la oscuridad
en la madrugada de plegarias infantiles
felicidad de nuestros ojos
ávidos como quien silba junto a un lago
silba el hecho de silbar
o canta el hecho de cantar
(una embarcación de papel atraviesa mi garganta
adentro bogan dos niños mendigos
andrajos audaces para despistar al viento
a la brújula al designio de la noche)

Poema de Textos de sombra y otros poemas (Ed. Sudamericana, 1982)

golpean las sombras
las sombras negras
de los muertos
nada sino golpes
y se ha llorado
nada sino golpes

alejandra pizarnik 7

Artes invisibles, de Las aventuras perdidas (1958)

Tú que cantas todas mis muertes.
Tú que cantas lo que no confías
al sueño del tiempo,
descríbeme la casa del vacío,
háblame de esas palabras vestidas de féretros
que habitan mi inocencia.
Con todas mis muertes
yo me entrego a mi muerte,
con puñados de infancia,
con deseos ebrios
que no anduvieron bajo el sol,
y no hay una palabra madrugadora
que le dé razón a la muerte,
y no hay un dios donde morir sin muecas.

Frases de Alejandra Pizarnik

“Dile que los suspiros del mar Humedecen las únicas palabras Por las que vale la pena vivir”

“La rebelión consiste en mirar una rosa hasta pulverizarse los ojos”

“¿Qué deseaba yo? Deseaba un silencio perfecto. Por eso hablo”

“Ella es una prueba más de que la libertad absoluta de la criatura humana es horrible”

“Señor, la jaula se ha vuelto pájaro”

“Esta manía de saberme ángel, sin edad, sin muerte en qué vivirme, sin piedad por mi nombre ni por mis huesos que lloran vagando”

“Te remuerden los días te culpan las noches te duele la vida tanto tanto desesperada, ¿adónde vas? desesperada ¡nada más!”

“Una mirada desde la alcantarilla puede ser una visión del mundo, la rebelión consiste en mirar una rosa hasta pulverizarse los ojos”

“¿Y si nos vamos anticipando de sonrisa en sonrisa hasta la última esperanza?”

“Explicar con palabras de este mundo que partió de mí un barco llevándome”

“Nada más peligroso, cuando se necesita ayuda, que recibir ayuda”(Ver atículo: Aristóteles Onassis)

“Escribir un poema es reparar la herida fundamental, la desgarradura. Porque todos estamos heridos”

“Inútil explicar mis silencios. En el fondo de mí hay siempre una espera primitiva de un cambio mágico”

“¿No te da miedo la locura? —¡Por favor! Es lo único maravilloso en esta sucia vida de mierda”

“Y nadie o casi nadie es amado de la manera en que yo lo deseo —exceptuando algunos perros”

“Estoy ebria de soledad, de espera, de deseos abstractos, de entidades llenas de designios mágicos. ¡Qué noche para morir! ¡Qué instante para hacer el amor!”

“Una muchacha en llamas al borde de la noche”„mi rostro? un cero disimulado”

“Como la boca llena de risa, como el sexo lleno de semen”

“Fue como darme un diploma de Neurótica honoris causa”

alejandra pizarnik 9

“Porque nadie tiene más sed de tierra, de sangre y de sexualidad feroz que estas criaturas que habitan los fríos espejos”

“Miras como yo: con los ojos y con las manos y con el sexo y con el alma mientras la memoria hecha de piel de tambor bate ritmos cada vez más urgentes, que en verdad son llamadas, que en verdad son plegarias tácitas hechas de un silencio alborotado en donde las cosas corren y mi amor corre y todo en mí es un agua precipitada, absolutamente loca y ardiente”

“Pero dentro de mí todo es tan áspero, tan espinoso”

“Me alimento de música y de agua negra. Soy tu niña calcinada por un sueño implacable”

“¿Qué soledad es ésta, llena de otro, con sus ojos y sus manos y sus cabellos poblando la aparente soledad de tu noche?”

“Fiesta de la autodestrucción —imposible, imposible cualquier cosa, todo imposible, imposible el amor, todo imposible”

“Seguirás siendo alguien muy ridícula, muy melancólica, pintoresca y graciosa durante unos minutos, fatigante y atrozmente aburrida en la convivencia diaria”

“Ahora, en esta hora inocente yo y la que fui nos sentamos en el umbral de mi mirada”

“Necesito de toda mi inocencia, de toda mi maldad para sobrellevar mi desnudez ardiente”

“Nadie más espantada que yo, más empantanada, con mis hermosos sentimientos y mi fabulosa sensibilidad”

alejandra pizarnik 10

“Porque —oh viejo hermoso Sigmund Freud— la ciencia psicoanalítica se olvidó la llave en algún lado: abrir se abre pero ¿cómo cerrar la herida?”

“Pero hace tanta soledad que las palabras se suicidan”

“Tan extranjera, tan sin patria, sin lengua natal. Los que decían: hablaban al menos, en plural”

“Adagio japonés sobre la poesía como pintura dotada de voz”

“¡Tanta vida Señor!/ ¿Para qué tanta vida?”

“La realidad nos ha olvidado y lo malo es que uno no se muere de eso”

“Cada vez que te sonreía como dices, sentías que te ponían en tu lugar. Sin duda el sufrimiento era atroz pero también era como un retorno. La hija pródiga en la casa del tormento”

“Las palabras/ no hacen el amor/ hacen la ausencia/ si digo agua ¿beberé?/ si digo pan ¿comeré?”

“Tan dolorida, tan pero tan dolorida que se sentía estallar”

“Nada más intenso que el terror de perder la identidad”

“¿Y quién no posee un fuego, una muerte,/ un miedo, algo horrible,/ aunque fuere con plumas,/ aunque fuere con sonrisas?”

“Ese encuentro es El Poema tal como lo sueño y tal como jamás lo escribiré y tal como nadie lo escribió nunca”

“Alguien en mí se quema”

“Elevo los brazos y caigo en el vacío. ¿Qué hacer? ¿Qué vivir? ¿Cuánto? ¿Cómo? ¿Dónde? Y… ¿por qué”

“Tal vez la noche sea la vida y el sol la muerte”

“¿Cómo no me suicido frente a un espejo/ y desaparezco para reaparecer en el mar/ donde un gran barco esperaría/ con las luces encendidas?”

“Toda la noche espero que mi lenguaje logre configurarme”

“Tampoco creo en la moral: la moral es la gramática del deseo”

“Buscar. No es un verbo sino un vértigo. No indica acción. No quiere decir ir al encuentro de alguien sino yacer porque alguien no viene”

“La verdad: trabajar para vivir es más idiota que vivir. Me pregunto quién inventó la expresión “ganarse la vida” como sinónimo de “trabajar”. En dónde está ese idiota”

alejandra pizarnik 8

“La soledad es no poder decirla”

“La jaula se ha vuelto pájaro y ha devorado mis esperanzas”

“Como sólo puedo amar yo: con una desesperación sin límites, sin esperanza, suicidamente, dementemente, estérilmente. como quien sueña que tiene hambre y se despierta y llora de sed como quien sueña que tiene sed y se despierta y llora de hambre”

“Cúrame del vacío”

“No [poder] querer más vivir sin saber qué vive en lugar mío ni escribir si para herirme la vida toma formas tan extrañas”(Ver artículo: Joan Miró)

“¿qué esperar?, ¿cuándo?, ¿hasta dónde?, ¿por qué?, ¿para qué? Su interior se deshacía paulatinamente como un grifo mal construido. Algo goteaba horrorosas partículas de dolor. Algo, algo”

“Merece un amor menos salvaje y temible e inútil que el tuyo”

“La muerte ha restituido al silencio su prestigio hechizante”

“El lujurioso, el voluptuoso, el lúbrico, el mórbido y el lascivo. Mi mano es el espejo de la matadora”

“Mi desorden es atroz”

“La poesía no es una carrera; es un destino”

“Freud: poeta trágico. Demasiado enamorado de la poesía clásica”

“Mi persona está herida/ mi primera persona del singular”

“Tan extranjera, tan sin patria, sin lengua natal. Los que decían: y era nuestra herencia una red de agujeros, hablaban, al menos, en plural”

“¡Siempre lo mismo! ¡Siempre hay que aparentar la posesión de un fin! ¡Siempre el camino rectamente marcado!”

“No estoy de acuerdo. Hay que luchar contra todas las injusticias. —¿Querés más injusticia que vos y yo hablando día y noche del suicidio? —Pero nosotras somos intelectuales”

“Las sombras esconden varios puntos oscuros que giran y giran entre tus ojos mi pluma retarda el TÚ anhelante mi sien late mil veces TU nombre”

“Aunque ser mujer no me impide escribir, creo que vale la pena partir de una lucidez exasperada. De este modo, afirmo que haber nacido mujer es una desgracia, como lo es ser judío, ser pobre, ser negro, ser homosexual, ser poeta, ser argentino, etc. Claro es que lo importante es aquello que hacemos con nuestras desgracias”

alejandra pizarnik 15

“Necesito prepararme. Y tengo que hacer artículos como si ya estuviese preparada. Por eso esta perpetua sensación de estar engañando”

“Una es de otra parte,/ ellos se casan,/ procrean,/ veranean,/ tienen horarios,/ no se asustan por la tenebrosa/ ambigüedad del lenguaje”

“Lo que pasa con el alma es que no se ve/ lo que pasa con la mente es que no se ve/ lo que pasa con el espíritu es que no se ve/ ¿de dónde viene esta conspiración de invisibilidades?/ ninguna palabra es visible”

“Los muebles crujen. El cuerpo. La necesidad de darlo, la de amar” (Ver artículo: Jacqueline Kennedy)

“Cuando a la casa del lenguaje se le vuela el tejado y las palabras no guarecen, yo hablo”

“Lo malo de la vida es que no es lo que creemos pero tampoco lo contrario”

Libros de Alejandra Pizarnik

La tierra más ajena, 1955
La última inocencia, 1956
Las aventuras perdidas, 1958
Árbol de Diana, 1962
Los trabajos y las noches, 1965
Extracción de la piedra de locura, 1968
Nombres y figuras, 1969
El infierno musical, 1971
La condesa sangrienta, 1971
Los pequeños cantos, 1971
El deseo de la palabra, 1975
Textos de sombra y últimos poemas, 1982
Zona prohibida, 1982
Prosa poética, 1987

alejandra pizarnik 4

Alejandra Pizarnik y La Condesa Sangrienta

La Condesa Sangrienta habla de Elizabeth Báthory, una mujer muy poderosa, que llegó a ser una asesina y de la cual se tienen documentaciones históricas. En este libro Alejandra en prosa, hace la descripción de la forma más hermosa y atrayente en la que la protagonista llevaba a cabo sus asesinatos.

De una increíble manera hacia de la cosa más espantosa algo hermoso, con simples palabras.

En esta historia parece que Alejandra estuviera conectada a Elizabeth. En esta historia se conoce el oscuro y lleno de tinieblas corazón de Elizabeth.

Muerte de Alejandra Pizarnik

En el año 1972, el 25 de septiembre con tan solo 36 años de edad, fallece Alejandra Pizarnik.

alejandra pizarnik 13

Ella se quitó la vida al tomarse 50 pastillas de Seconal, durante unos días que tenía de permiso en el hospital psiquiátrico en el que se encontraba internada en Buenos Aires. Ella se encontraba aquí internada por haber presentado un cuadro depresivo y por haber intentado quitarse la vida dos veces antes (Ver artículo: Frida Kahlo)

Estas fueron las palabras que encontraron en el pizarrón de su recamara:

“no quiero ir

nada más

que hasta el fondo”

(Visited 1.809 times, 2 visits today)

Deja un comentario