César Borgia: Biografía, Jesús, Lucrecia, tumba y más

Con apenas veinte años de edad, César Borgia fue nombrado obispo, arzobispo y luego cardenal en Italia. Hijo del Papa Alejandro VI, este noble italiano también fue Duque de Francia. Su ambición: convertirse en el rey de la península. Su divisa: “O César o nada”. Veamos su historia y cómo llegó a tener todos esos títulos a tan corta edad.

César-Borgia-02
Familia de César Borgia

Biografía e historia

Su nombre español, César de Borja, italianizado a Cesare Borgia. Nació en Roma, aun cuando no se tienen datos precisos, en el año 1475 o 1476. Su padre, el cardenal Rodrigo Borgia (futuro Alejandro VI, Papa 1492-1503), y la madre fue una de las amantes, llamada Vanozza Catanei. Fue el segundo hijo, siendo en total tres hermanos, Juan, Jofré y Lucrecia. Por parte de padre tuvo otros medios hermanos, entre ellos Pedro Luis de Borjas.

Fue un niño de aspecto agraciado, pelirrojo, con ojos castaños. De joven, era atlético, con mucha fuerza y salud. Formado para la carrera religiosa desde pequeño, siguiendo el hábito tradicional para los segundos hijos de las familias nobles, logró todo tipo de cargos y beneficios eclesiásticos, gracias a que su padre lo libró de la ilegitimidad que arrastraba desde su nacimiento, con la bula de 1480.

Primeros cargos eclesiásticos

Pero César ansiaba el cargo de su hermano Juan, quien ejercía como Capitán general de los ejércitos pontificios y duque de Gandía. Mientras tanto, estudiaba teología y leyes, en las universidades de Perugia y Pisa. Ya, con 17 años, lo consagran protonotario del papado y obispo de Pamplona en 1491.

Meteóricamente, antes de cumplir los 20 años, en 1492, lo nombran arzobispo de Valencia y un año después, Cardenal, gracias al ascenso de su padre al trono eclesiástico, convertido en Papa Alejandro VI. César tenía fuertes antecedentes culturales y raíces españoles en la familia.

El rey francés Carlos VIII lo apresó en 1495, después de la invasión a Nápoles, pero logró huir poco tiempo después. Dos años más tarde, en 1497, asesinaron a su hermano Juan, apareció a orillas del rio Tiber, en Roma. Se sospechó de César, por sus contínuos celos y ambición de quitarle el puesto.

El caso ameritaba una investigación más a fondo para descubrir que había pasado, pero el papa Alejandro VI, su padre, decidió suspenderlas y darle el cargo a César de Capitán General del Vaticano a César.

Renunció a la carrera eclesiástica, convencido de que esa no era su vocación. Por primera vez en la historia, una persona renunciaba al cardenalato. A partir de ahí se dedicó a los asuntos políticos del papado, utilizando todos los medios posibles para asegurar el poder absoluto de los Borgia. No escatimó en usar toda clase de intrigas, traiciones y hasta asesinatos, si alguien obstruía su camino y objetivos.

César-Borgia-03
Carlota de Albret

Matrimonio

Al renunciar al cardenalato, tenía la opción de casarse con una noble y así obtener un principado. Se casó en 1499 con Carlota de Albret, hermana del rey consorte Juan III de Albret, rey de Navarra. De esta unión nació una niña, Luisa Borgia. Se dice que tuvo otros hijos con otras mujeres, pero estos eran ilegítimos; sus nombres Girolamo, Camila y Giovanni.

Lucrecia y César

Muchas historias se tejen sobre la vida de los Borgia. Una de ellas se trata de la posible relación incestuosa de Lucrecia con sus hermanos, sobre todo con César. Muchos historiadores opinan que eran intrigas fomentadas por los enemigos del padre, el rey Alejandro VI o Papa Borgia. Lucrecia se casó tres veces y se dice que tuvo muchos amantes.

Relación de César Borgia y Maquiavelo

Nicolás Maquiavelo, filósofo político y escritor italiano, escribió su tratado de teoría política titulado “El Príncipe”, en 1513. Era un tratado político, influenciado o inspirado en la vida y compleja personalidad de César Borgia, quien se ganó el prestigio como soldado, gracias a su maestría y estrategias desarrolladas en el campo de batalla.

Era un hombre lleno de contrastes, tenía una desmedida ambición de poder, pero también gusto por el arte, fue aborrecido en su época, aunque Maquiavelo lo consideró como un posible perfecto príncipe renacentista.

Nicolás Maquiavelo

Las opiniones sobre este escrito se inclinan a que Maquiavelo, por no simpatizar con los Borgia, quiso satirizar el gobierno corrupto de la familia papal. Acá un extracto de este tratado:

César Borgia, llamado duque Valentino por el vulgo, adquirió el Estado con la fortuna de su padre, y con la de éste lo perdió, a pesar de haber empleado todos los medios imaginables, y de haber hecho todo lo que un hombre prudente y hábil debe hacer, para arraigar en un Estado que se ha obtenido con armas y apoyo ajenos.

El príncipe nuevo que crea necesario defenderse de enemigos, conquistar amigos, vencer por la fuerza o por el fraude, hacerse amar o temer de los habitantes, respetar y obedecer por los soldados, matar a los que puedan perjudicarlo, reemplazar con nuevas las leyes antiguas, ser severo y amable, magnánimo y liberal, disolver las milicias infieles, crear nuevas, conservar la amistad de reyes y príncipes, de modo que lo favorezcan de buen grado o lo ataquen con recelos

Conquista de Italia

El recién ascendido Luis XII de Francia, interesado en tener nexos y alianzas con el Papa, le otorgó a César un título nobiliario, lo nombró duque de Valentinois, el 25 de septiembre de 1498. César viaja por vía marítima a Francia, el 19 de octubre, desembarcando en Marsella.

Es recibido por Luis XII en Chinon, quien le plantea la necesidad de apoderarse del ducado de Milán, para lo que necesitan una coalición con los estados de la península itálica, bajo el mando del Papa. A la vez le propone que se case con Carlota de Albret, hermana del rey de Navarra, Juan III de Albret.

Milán, Imola y Forli

Un año después, en 1499, emprendió  la conquista de Milán, acompañando al ejército francés, con el rey a la cabeza y unos 100 hombres de armas o lanzas. Al tomar Milán prepararon la próxima invasión, esta vez a Imola, a donde se dirigió en noviembre de 1499, con 300 lanzas y 4000 mercenarios suizos, al mando de Ivo d’Allegri, logrando su cometido en diciembre del mismo año.

Forli se rindió, aun cuando la condesa Catalina Sforza se enfrentó solamente con 700 hombres, pero fue apresada y llevada al Castillo San´t Angelo. Interrumpió su ruta de conquistas, por no contar con el apoyo de los suizos. Regresó a Roma, donde es recibido en forma triunfal el 26 de febrero de 1500.

Ese mismo año mandó a matar a Alfonso de Aragón, segundo marido de Lucrecia Borgia, su hermana, según algunas versiones, por celos, Lucrecia y César al parecer estaban enamorados y esto despertaba su ira.

Señor de Romaña

Con un ejército de 10 mil hombres, en octubre de 1500, César va a la conquista de Pésaro y Rímini, pueblos que se rindieron al ejército invasor. No ocurrió lo mismo en Faenza, que ofreció resistencia con apoyo de la República de Florencia, haciendo retroceder a César en su intento, por el momento.

Volvió en marzo de 1501, logrando someterlos el 25 de abril de ese año. Se suma otro título al de duque de Valentinois, el de Señor de Romaña. En agosto se apodera del principado de Piombino, mientras que Señoría negoció el paso de las tropas, a cambio de un pago de 36 mil ducados por tres años.

Papa Alejandro VI

Nápoles

A través de una bula papal, Alejandro VI autoriza la repartición del reino de Nápoles, en perjuicio de Federico I de Nápoles, entre Francia y España. César junto al ejército francés llega a ocupar la parte que les correspondía, según el trato firmado, en lo que fue parte de la guerra por el reino de Nápoles, el 25 de junio de 1501.

Con el título de duque de Romaña, se dispone, junto a su padre, regresar a Piombino, tomada meses antes, para planificar la entrada a la República de Pisa, la Señoría de Florencia y Siena, para completar el poder de la familia Borgia sobre Italia central.

Duque de Urbino

Continuó su trayectoria con un nuevo ejército, con el que se dirigió al Ducado de Urbino, haciéndose con el poder y el título de Duque de Urbino. Más adelante hizo lo mismo con Camerino. En su intento de llegar a Bolonia, se opone Luis XII de Francia, advirtiéndole que detenga la expansión territorial, a lo que César visita al rey en Nápoles, para proponerle ayuda en Nápoles, si éste lo ayudaba en Bolonia.

A raíz de esa advertencia se suscitaron varios hechos, traiciones, reparticiones, acuerdos, encarcelamientos y asesinatos. César descubrió unas conspiraciones de unos capitanes en su contra, a los que mandó a estrangular, entre ellos Paolo Orsini, familia sobre la que su padre, el rey Alejandro VI, había iniciado una acción punitiva, consistente en encarcelamientos y expropiaciones de bienes.

Muere el Rey Alejandro VI

En agosto de 1503, César y su padre caen enfermos, afectados por una epidemia de malaria, que estaba haciendo estragos en Roma, dejando varias personas muertas, entre ellos el cardenal Juan Borja, su pariente. Alejandro VI, después de ser tratado con sangrías y tener lapsos de mejoría, alternados con episodios de fiebre, muere el 18 de agosto, víctima de la terrible enfermedad. (Ver artículo: Vasco da Gama)

Nuevo Papa

César estaba capacitado para influir en el cónclave del colegio cardenalicio, para que decidieran por el candidato que se ajustara a sus intereses, quien tomaría el puesto de su fallecido padre. Más no tuvo éxito, le dejaron el cargo de Capitán General del Vaticano, hasta que eligieran al nuevo Papa, aún teniendo un ejército de 12 mil hombres, dispuestos a volcar la decisión a su favor.

El 1° de septiembre César y su ejército se retiran de Roma, tras llegar a un acuerdo con el rey de Francia. El duque de Valentinois ofrecía sus tropas al rey,  presionaría para que quedara elegido el cardenal Georges D’Amboise,  el rey a cambio le garantizaba las posesiones que había logrado en años anteriores. El nuevo Papa fue Pío III, elegido el 21 de septiembre.

César regresó con sólo 650 hombres a Roma. Los Orsini, el 15 de octubre, solicitan al Papa detener a César, que apenas contaba con 70 hombres a su disposición. El Papa por estar enfermo, no tomó ninguna decisión al respecto. Pío III murió el 18 de octubre de 1503, padecía la enfermedad de gota. Sólo duró veintiséis días en el reinado. (Ver artículo: Ana Bolena)

Papa Julio II

Papa Julio II

El Cardenal Giuliano della Rovere, se convierte en Papa y toma el nombre de Julio II. Los venecianos rescataron algunos de sus estados, aprovechando la caída de César, quien aún mantenía el poder sobre Forli, Cesena, Forlimpopolo y Bertinoro, para noviembre de 1503. El nuevo Papa decide que ninguno se quedaría con las posesiones que César había obtenido en las campañas de conquista.

Julio II pidió a Borgia que devolviera esas ciudades, antes de ser ocupadas por la Señoría de Venecia y ser parte de la Terra Ferma. Detuvieron a César el 24 de noviembre, quedando retenido en El Vaticano. (Ver artículo: Teresa de Calcuta)

Los reyes católicos, al ver la situación de la Romaña, ofrecen al Papa ayuda de la tropa de Nápoles,  para recobrar Imola, Forli y Cesena para ser entregadas a la Iglesia. Pero César llegó a un acuerdo, en el que entregaba las ciudades a cambio de su liberación. Eso ocurrió el 19 de abril de 1504.

Llegó a Nápoles con un salvoconducto, del virrey Gonzalo Fernández de Córdoba, conocido como El Gran Capitán, lo que molestó sobremanera al Papa Julio II, quien entendió que estaban ayudando a su enemigo.

El Gran Capitán optó por encerrar a César Borgia en el castillo de Castilnovo, en España. Esto agradó a los monarcas, ofrecieron al lugarteniente varias opciones sobre el destino del Duque de Valentinois, la expulsión a Francia, Alemania o España. Fernández de Córdoba eligió la última,  César fue enviado a España y encarcelado en Chinchilla de Montearagón, primeramente, para después trasladarlo al Castillo de la Mota, en Medina del Campo.

Escape a la muerte

El duque de Valentinois logró escapar de la cárcel en 1506, buscando refugio en el rey de Navarra, su cuñado. Con la ayuda de un criado, se descolgó de la torre, pero en su intento de huida lo descubren y cortan la soga. César pudo salir en lomos de un caballo. La reina Juana I le puso precio a su cabeza. (Ver artículo: Isabel la católica)

De manera ingeniosa, César se hace pasar por un mercader de granos, pudiendo llegar a Santander, donde se disfraza y junto a otros comerciantes embarca con destino a Navarra, pero el mal tiempo le impide terminar ese viaje. En Castro Urdiales, donde pudo llegar, alquiló tres mulas y llega finalmente el 3 de diciembre a Pamplona, sede episcopal, donde es recibido por su cuñado, Juan de Albret.

César se pone a disposición del rey, quien lo nombra Condestable y Capitán de los ejércitos de Navarra. Este reino estaba en guerra desde 1452, entre los partidarios de los reyes Juan y Catalina, agramonteses y los beaumonteses, partidarios del Conde de Lerín. Incursiona en esta lucha y primero se propone conquistar Larraga, de los beaumonteses, fracasando en su objetivo. Sigue a la ciudad de Viana, del conde de Lerín.

Consiguió conquistar la villa, más no consiguió tener el poder del castillo. El 11 de marzo de 1507 César ordena retirar la guardia de la villa, en ocasión de una fuerte tormenta que está azotando el lugar. Esta situación la aprovecha el conde de Lerín, quien envía 60 jinetes, que entran a la fortaleza por una poterna (puerta oculta) de las murallas, también llamada “Puerta del Socorro”, ayudado seguramente por vecinos de la villa.

Escudo del Condado de Lerín

Emboscada

La guardia informa a César a la mañana siguiente, 12 de marzo de 1507, que sus jinetes se marchaban por la vía a Mendavia, lo que encoleriza al duque, quien toma su caballo y sus armas para ir tras ellos por el Portal de la Solana, hasta llegar a “La Barranca Salada” , para darse cuenta que había dejado atrás a su guardia y sus soldados.

En ese punto estaban los hombres de Lerín, esperándolo en una emboscada. Garcés de Ágreda, Pedro de Allo y un tercero no identificado, le propinaron heridas, le robaron sus ropas y bienes, dejándolo desnudo y moribundo.

Tumba de César Borgia

Su cadáver fue encontrado al pie de  “La Barranca Salada” por su paje, Juanicot. El conde de Lerín permite trasladar el cadáver a Viana, allí fue enterrado en la Iglesia de Santa María. Su tumba tenía un epitafio que rezaba:

Aquí yace en poca tierra
el que toda le temía,
el que la paz y la guerra
en su mano la tenía.

¡Oh tú, que vas a buscar
dignas cosas de loar!
si tú alabar al más digno
aquí para tu camino,
no cures de más andar.

Tumba

Permaneció poco tiempo en la Iglesia, ya que a un obispo de Calahorra, diócesis perteneciente a la parroquia de Viana, le pareció un sacrilegio dejar que ese personaje reposara en lugar sagrado.  Lo enterraron en plena Rua de Santa María o Rua Mayor, frente a la iglesia, al final su mausoleo fue destruido.

En 1945 se exhumaron los restos de nuevo, luego de analizados, se depositaron a los pies de la puerta de la iglesia, dentro del recinto de ésta, en 1953, con una lápida de mármol con las siguientes palabras: “César Borgia generalísimo de los ejércitos de Navarra y pontificios, muerto en campos de Viana el XI de Marzo de MDVII”.

En ocasión del 500 Aniversario de la muerte de César Borgia, se le solicitó al Arzobispo de Pamplona, trasladar sus restos al interior de la iglesia, cosa que no fue aceptada, por estar prohibido enterrar cuerpos dentro de las instalaciones.

Legado de la familia Borgia

Rodrigo (Papa Alejandro VI), Lucrecia, Juan y César, son los más renombrados de esta cruel familia. Deseosa de poder y llena de ambición, fue factor determinante en la división de los estados romanos. Hay una hipótesis sobre el aumento de estados pontificios, para ser anexados a dominio italiano, ejerciendo de esta manera más derechos sobre ellos.

César y Jesús

El Papa Alejandro VI, padre de César, contrató a Leonardo da Vinci, con el fin de pintar la nueva imagen de Jesús, con rasgos europeos. Entre las múltiples historias que rodean a los Borgia, una era que Leonardo da Vinci y César Borgia eran amantes. Esto responde a las dudas presentadas en la imagen que pintó da Vinci de Jesús, con piel blanca, pelo rubio y ojos azules, siendo éstas las características principales de César Borgia.

En la Biblia no hay evidencias físicas de Jesús, se supone, por lógica, que tenía las características de la gente del Medio Oriente, con aspecto semita. Durante el Renacimiento, su figura sufrió una occidentalización por parte del Imperio Romano. (Ver artículo: Diego Rivera)

Borgia y Jesús

Película

Basada en la familia de Los Borgia, el director español Antonio Hernández dirigió en el año 2006, la película del mismo nombre, diseñada como largometraje de cine y como serie de televisión, en versión más larga. Fue rodada en distintos escenarios de Navarra, Gandía y Valencia, en España. Mientras que en Italia fue filmada entre Roma y sus alrededores.

Fue nominada a premios Goya del año 2006. Entre los actores estaban Sergio Peris-Mencheta, como César Borgia; Lluis Homar, como Rodrigo Borgia y María Valverde como Lucrecia Borgia, entre los principales personajes.

En forma resumida, la trama gira en torno a la escogencia de Rodrigo Borgia como Papa, en el cónclave de 1492, su ambición de ampliar el dominio del Vaticano, para lo que utiliza a su hijo, César, prefiriéndolo sobre Juan, su otro hijo, quien había sido nombrado Capitán del Ejército con ese fin. Se desenvuelven diferentes hechos, mostrando rivalidades, pasiones, asesinatos y mucho más.

Serie

La BBC de Londres, en 1981, apostó por esta serie sobre Los Borgia, invirtiendo más de 400 millones de pesetas, arriesgándose a recibir fuertes críticas de los británicos, que no estaban acostumbrados a ver historias de tanto terror, sangre e incestos, en las pantallas de televisión.

Producida por Mark Shivas, revela datos históricos importantes de la Italia del siglo XVI. El responsable del guión es John Prebble, quien tuvo sumo cuidado por la gran cantidad de partes habladas, 142 en total.

Sus escenas fueron rodadas en Spoleto, Viterbio y Urbino, en Italia, justo donde Borgia mandó a matar sus presos. La Capilla Sixtina fue reproducida a imagen de 1492, ya que actualmente presenta un aspecto muy diferente al de la época. Sarah Bradford, autora de una de las biografías de César Borgia, dijo sobre esta serie que era “más fiel a la historia que William Shakespeare”.

Protagonizada por Adolfo Celi, como Rodrigo Borgia o Papa Alejandro VI, poseedor de una vida oscura, llena de muerte, insurrecciones, incestos y Oliver Cotton, como César Borgia, cardenal con una lista de asesinatos en su conciencia. Louise Lambert destaca en el papel de Lucrecia Borgia.

Lucrecia Borgia

Versión americana

Hay otra serie llamada igual, pero dirigida por el irlandés Neil Jordan, famoso director de películas como “En compañía de lobos”, “Mona Lisa” y guionista de “Juego de lágrimas” ganador del premio Oscar en este renglón. Se estrenó en abril del 2011, con gran éxito y críticas favorables, gracias a la alta calidad en la producción y los actores protagonistas.

“Borgia”

Esta serie dirigida por Tom Fontana, tuvo un equipo de producción bastante peculiar. Tenía guionistas americanos, actores de múltiples lugares, directores franceses, británicos y alemanes. Fue estrenada en julio de 2011 con gran éxito mundial.

Hay muchas otros filmes que tratan sobre el tema de esta controversial familia, estrenadas en diferentes años, desde 1922 hasta nuestros tiempos.

Juan Borgia

Frases de César Borgia

Hay una frase de César Borgia que se inmortalizó, por diversos motivos. Uno, por llevarla grabada en su espalda y la otra, por la historia que tiene de fondo. Cuando César incumplió la orden de cruzar el río Rubicón con su ejército, por ser esta una violación al territorio romano, se desató la  guerra civil, que terminó con la creación del imperio romano.

Al dirigirse a sus soldados y darles la libertad de que tomaran la decisión de acompañarlo, sólo si así lo querían, éstos respondieron con la célebre frase: “Aut Caesar aut nihil”, que significa, “Ó César o nada” y se fueron tras él.

Otras, de las pocas que se sabe hayan sido pronunciadas por César, son: “Detrás de cada fortuna hay un crimen” y “Lo que no ha pasado al mediodía puede pasar por la noche”.

Divisa de César Borgia

Misceláneas

  • La palabra “Borgia” proviene del código Borgia, que es un manuscrito de origen mesoamericano (siete países centroamericanos y nueve estados mexicanos), de carácter ritual y adivinatorio. Hay autores que aseguran que data de antes de que México fuese conquistado, de algún lugar del estado de Puebla.
  • Hay serias especulaciones sobre la muerte del Papa Alejandro VI, la más grave se refiere a que lo habrían envenenado.
  • Los Borgia fungieron de patrocinadores de artistas de la talla de Miguel Ángel Buonarroti, Bartolommeo Veneto, Tiziano, Pinturicchio, Bosco. La ayuda y protección más importante fue hacia el pintor, científico e inventor, Leonardo da Vinci, quien diseñó algunas máquinas de guerra para el servicio de la iglesia.
(Visited 912 times, 1 visits today)
Categorías Emperador

Deja un comentario