8 Ideas principales de Platón

Aprende las ideas principales de Platón quien fue alumno del filósofo radical Sócrates. El propio Platón desarrolló la famosa teoría de las formas o ideas, y escribió una serie de diálogos muy influyentes que involucraban a Sócrates, especialmente a la República y la Disculpa, entre otros. Fue maestro de Aristóteles y fundó una escuela filosófica llamada Academia, que duró siglos.

Platón

La ética de Platón

Cualquiera que esté interesado en la ética debería leer La República. Aunque la obra toca las ideas de la metafísica, la estética y la epistemología de Platón, es esencialmente una obra de filosofía ética y política.

La pregunta que Sócrates se hace al principio es «¿qué es la justicia?» y la discusión nos lleva a un viaje fascinante. Al principio del libro Sócrates se encuentra con el personaje de Thrasymachus que insiste en que la justicia es el interés del más fuerte. Este era un punto de vista común en la antigua Grecia. Era una sociedad que valoraba la fuerza por encima de todo lo demás y era Thrasymachus quien sostenía la opinión de que era aceptable dominar a los demás, mentir, engañar y robar si uno era lo suficientemente fuerte para salirse con la suya. La pregunta que esto trae a colación es «¿por qué debería uno ser justo?» Si el ser ético condujera a una vida más feliz, entonces no habría problema en saber qué hacer, pero mientras Sócrates rechaza esta definición de justicia haciendo que Trásimaco se contradiga a sí mismo, aún debe definir la justicia e intentar justificar por qué es valiosa en sí misma, no sólo como un medio para un fin.

La ética de Platón podría describirse mejor como la Ética de la Virtud, una escuela filosófica de pensamiento que se asocia más a menudo con el estudiante de Platón, Aristóteles. Lo que la Ética de la Virtud establece es que el razonamiento de lo que es moral es determinado por la persona (agente moral) en lugar de por las reglas o consecuencias.

Platón, sostiene que el alma humana se divide en tres partes. Estas partes son:

  1. La razón
  2. El espíritu
  3. El apetito

Exactamente lo que significan está bajo mucho debate por diferentes filósofos y a veces no parece que Platón tenga un sentido muy claro de lo que significan. Él argumenta que el alma humana debe tener al menos dos partes para explicar por qué tenemos tantos conflictos psicológicos.

Se podría ver que la razón es nuestra capacidad de pensamiento para juzgar, el espíritu nuestra capacidad emocional para sentir empatía y el apetito nuestros deseos pero siempre habrá personas que lean el libro y lo vean de manera diferente.

El punto para Platón, sin embargo, es que necesitamos equilibrar estas tres partes de nuestras almas para hacer buenas elecciones éticas. El punto de ser moral es equilibrar estas tres partes de nosotros para mantenernos sanos y cuerdos. Dejar que uno tome demasiado control de nuestras mentes no es bueno para nosotros y nos lleva a tomar malas decisiones.

La filosofía política de Platón

Lo que se menciona a menudo sobre Platón es su aversión a la democracia y el hecho de que la consideraba «el gobierno de la turba». Esta no fue una posición antinatural para él, ya que fue el gobierno democrático de Atenas el que ejecutó a Sócrates. Sin embargo, dado que ese gobierno no permitía el voto a las mujeres y tenía un número de esclavos, llamar a Atenas un estado democrático ideal sería una declaración absurda para la mayoría de la gente.

Muchos comentaristas han visto que la idea de Platón del gobierno ideal es fascista. Sus defensores señalan que aunque hoy en día nos parezca así, debemos verlo en un contexto histórico. Platón pensaba en su gobierno ideal como una ciudad estado y esta es un área relativamente pequeña donde aquellos que no aprobaban el gobierno podían mudarse a otra ciudad estado que encontraran menos objetable.

Describir la ciudad ideal de Platón con gran detalle sería muy extenso, pero su idea de la sociedad perfecta es radicalmente comunitaria, donde cada persona trabaja para toda la sociedad. Las familias privadas ya no existen y la movilidad social de las mujeres se incrementa enormemente porque ya no se espera que simplemente desempeñen el papel de esposa y madre.

Platón le da a su gobierno central incluso el poder suficiente para censurar a todos los artistas.

Platón sostiene que los artistas retratan una copia de la realidad que engaña a quienes la experimentan. Entra en grandes detalles sobre lo que el arte sería y no sería aceptable en su nueva sociedad y tales pasajes no hacen bien en defenderlo contra esas afirmaciones del fascismo.

Esta es una postura interesante ya que el gobierno de Platón se basa en una mentira en sí mismo. Se la llama específicamente «la noble mentira» o «mito de los metales». Lo que este mito implica es que a cada ciudadano se le dirá que está destinado a una determinada estación al nacer y su alma se emparejará con el metal correspondiente. Esta es una mentira que se presenta a los ciudadanos con el fin de mantener el orden social y asegurar que todos se mantengan dentro de su posición en la sociedad. En la cima del orden están los «reyes filósofos» que Platón considera los únicos lo suficientemente sabios para gobernar la ciudad. Vale la pena notar que aunque los colocó en la cima de la jerarquía, les dio poca recompensa monetaria por su estatus. La riqueza siempre fue distribuida dentro de la sociedad de Platón.

Platón, Epistemología y Metafísica

La alegoría ha sido estudiada incansablemente, así que dar nuestra interpretación sería sólo una de muchas. Se trata esencialmente del proceso de convertirse en filósofo y de mirar más allá de la superficie de las cosas.

También vale la pena señalar que Platón desconfiaba de los sentidos cuando se trataba de la capacidad de percibir el conocimiento. Platón sabía que nuestros sentidos podían ser engañados y puso énfasis en nuestras habilidades para pensar y razonar que el conocimiento obtenido del estudio del mundo físico.

Esto nos lleva a otra famosa idea metafísica, la Teoría de las Formas. Platón estaba fascinado por los problemas de los universales. Un ejemplo sería como si le dijera que tengo un perro. Si te dijera esto, podrías imaginarte un caniche o un mastín o una comida o un border collie. Todos estos son perros, pero cada uno es muy diferente en sus detalles. ¿Qué es lo que hace que un perro tenga su «perennidad» esencial?

A Platón se le ocurrió la idea de que todas las manifestaciones físicas de las cosas son imperfectas. Una forma ideal de la cosa nunca podría existir en el mundo físico, pero podría existir en una realidad superior.

Este concepto fue muy influyente para los pensadores religiosos medievales que encontraron su idealismo literal irresistible. Aunque sigue siendo una idea interesante para discutir, los filósofos modernos la han rechazado por mucho tiempo como un camino hacia cualquier conocimiento útil.


Diálogo y dialéctica

La forma de diálogo en la que Platón escribe es más que un mero dispositivo literario; es, en cambio, una expresión de la comprensión que Platón tenía del propósito y la naturaleza de la filosofía. Para Platón, la filosofía es un proceso de constante cuestionamiento, y el cuestionamiento necesariamente toma la forma de diálogo.

Cerca del final del Fedro, Sócrates expresa sus reservas sobre los textos escritos, preocupándose de que la gente deje de pensar por sí misma cuando tiene los pensamientos de otra persona escritos delante de ella.

Platón se encargó de escribir sus pensamientos de todos modos, pero tuvo cuidado de no escribirlos de tal manera que pudiéramos asimilar fácilmente sus pensamientos en lugar de pensar por nosotros mismos. Muchos de los diálogos no llegan a conclusiones definitivas, y los que lo hacen generalmente se acercan a esas conclusiones arrojando dudas y examinando posibles contraargumentos. Platón no puede estar allí en persona para compartir sus pensamientos con nosotros, pero quiere asegurarse de que nosotros mismos pensemos a través de ellos.

En consonancia con este énfasis en la forma de diálogo, Platón desarrolla una concepción cada vez más compleja de la dialéctica, o argumento lógico, como el motor que impulsa las investigaciones filosóficas.

En los primeros diálogos, la dialéctica consiste en que Sócrates interroga y refuta a sus interlocutores hasta llevarlos a un estado de perplejidad, o aporía. A partir del Meno, Platón reconoce que la dialéctica puede llevar a la gente no sólo a reconocer sus errores sino también a descubrimientos positivos, como hace Sócrates con el niño esclavo del Meno. P

latón está lo suficientemente impresionado con las posibilidades de la dialéctica que, en la República, la convierte en el mayor logro de su riguroso programa educativo. El Fedro introduce una versión más sistemática de la dialéctica, viéndola como una cuestión de «división y generalización», en la que se analizan los conceptos para comprender las relaciones precisas entre ellos. Este proceso de división y generalización se hace cada vez más sofisticado a lo largo de las obras de Platón, y somos testigos de versiones avanzadas de ello en la Parménides y el Sofista.

Combatiendo el relativismo de los sofistas

Platón considera a los sofistas como uno de los principales enemigos de la virtud, y es despiadado en sus ataques contra ellos.

Los sofistas, que eran relativamente nuevos en los días de Platón, eran una clase de maestros itinerantes que instruían a jóvenes estadistas en las artes de la retórica y el debate por un precio. Enseñaban que los valores son relativos, de modo que la única medida de quién tiene razón es quién sale ganando.

Sus enseñanzas capitalizaban el vacío dejado por los mitos y la religión antigua, que estaban pasando de moda a medida que la civilización griega avanzaba hacia una visión del mundo más racional. Los viejos valores estaban perdiendo su relevancia, y no había nuevos valores que los reemplazaran.

Platón pudo ver el peligro que este relativismo moral representaba para el estado y para la gente que vivía en él, y sus ataques a los sofistas muestran su hueca bravuconería que tantos tomaban por sabiduría. La Teoría de las Formas de Platón, y toda la empresa de la República, puede ser leída como un intento de encontrar una base sólida para los valores morales en los principios racionales.

La teoría de las formas

La Teoría de las Formas sostiene que existen dos niveles distintos de realidad:

  1. El mundo visible de vistas y sonidos que habitamos
  2. El mundo inteligible de las Formas que se erige sobre el mundo visible y le da existencia.

Por ejemplo, Platón sostiene que además de ser capaces de identificar una persona bella o un cuadro hermoso, también tenemos una concepción general de la Belleza en sí misma, y somos capaces de identificar la belleza en una persona o un cuadro sólo porque tenemos esta concepción de la Belleza en lo abstracto. En otras palabras, las cosas bellas que podemos ver son bellas sólo porque participan en la forma más general de la Belleza. Esta Forma de Belleza es en sí misma invisible, eterna e inmutable, a diferencia de las cosas del mundo visible que pueden envejecer y perder su belleza.

La Teoría de las Formas visualiza un mundo entero de tales Formas, un mundo que existe fuera del tiempo y el espacio, donde la Belleza, la Justicia, el Valor, la Templanza, y similares existen sin los cambios e imperfecciones del mundo visible.

La concepción de Platón sobre las Formas difiere en realidad de un diálogo a otro, y en ciertos aspectos nunca se explica completamente, por lo que muchos aspectos de la teoría están abiertos a la interpretación.

Las formas se introducen por primera vez en el Fedón, pero en ese diálogo el concepto se refiere simplemente a algo con lo que los participantes ya están familiarizados, y la teoría en sí misma no se desarrolla. Del mismo modo, en la República, Platón se basa en el concepto de las Formas como fundamento de muchos de sus argumentos, pero no siente necesidad de argumentar la validez de la teoría en sí misma ni de explicar precisamente qué son las Formas.

A los comentaristas se les ha dejado la tarea de explicar qué son las Formas y cómo los objetos visibles participan en ellas, y no ha faltado el desacuerdo. Algunos académicos avanzan la opinión de que las Formas son paradigmas, ejemplos perfectos en los que se modela el mundo imperfecto. Otros interpretan las Formas como universales, de modo que la Forma de la Belleza, por ejemplo, es esa cualidad que todas las cosas bellas comparten. Y otros interpretan las Formas como «cosas», la conglomeración de todas las instancias de una cualidad en el mundo visible.

Bajo esta interpretación, podríamos decir que hay un poco de belleza en una persona, un poco de belleza en otra, toda la belleza del mundo junta es la Forma de la Belleza. Platón mismo era consciente de las ambigüedades e inconsistencias en su Teoría de las Formas, como es evidente por la incisiva crítica que hace a su propia teoría en la Parménides.

En esencia, la Teoría de las Formas representa el intento de Platón de cultivar nuestra capacidad de pensamiento abstracto. La filosofía era un invento relativamente nuevo en los días de Platón, y competía con la mitología, la tragedia y la poesía épica como los principales medios por los que la gente podía dar sentido a su lugar en el mundo.

Al igual que la filosofía, el arte y la mitología proporcionan conceptos que nos ayudan a entendernos a nosotros mismos, pero el arte y la mitología lo hacen apelando a nuestras emociones y deseos. La filosofía apela al intelecto. La Teoría de las Formas diferencia el mundo abstracto del pensamiento del mundo de los sentidos, donde operan el arte y la mitología. Platón también argumentó que el pensamiento abstracto es superior al mundo de los sentidos. Al investigar el mundo de las formas, Platón espera obtener un mayor conocimiento.

La teoría del alma tripartita

En la República y el Fedro, Platón describe el alma como dividida en tres partes.

Ofrece esta división en parte como una forma de explicar nuestra complejidad psicológica y en parte para proporcionar una justificación de la filosofía como la más alta de todas las búsquedas, porque corresponde a la parte más alta del alma – la parte racional.

Podríamos sentir la atracción de estas tres partes cuando se nos presenta un tazón de helado, un asado que hemos cocinado accidentalmente y una ensalada saludable.

La parte apetitiva de nuestra alma anhelará los placeres sensuales que derivarán del helado, la parte animosa de nuestra alma querrá comer el asado carbonizado por un sentido de orgullo en nuestro propio trabajo, y la parte racional de nuestra alma querrá comer la ensalada como la más saludable de las tres opciones.

Al proponer un alma tripartita, Platón reconoce y trata de explicar el hecho de que todos experimentamos conflictos internos de vez en cuando. Estaríamos justificados en ver esta teoría como el punto de partida de la psicología. Sin embargo, la teoría de Platón busca no sólo explicar el conflicto interno sino también presentar la parte racional del alma como superior. La filosofía es esencialmente la práctica de refinar y poner en primer plano nuestra racionalidad.

La importancia de la educación para la salud

Tanto en la República como en las Leyes, Platón identifica la educación como uno de los aspectos más importantes de un estado saludable.

Establece programas educativos detallados que comienzan con ejercicios que las mujeres embarazadas deben realizar para asegurar la salud del feto, y continúa explicando no sólo lo que los niños deben estudiar sino también qué valores deben ser expuestos y qué tipos de arte y ejercicio físico deben realizar.

Platón aparentemente consideraba a la mayoría de sus compatriotas atenienses como irremediablemente corruptos, fácilmente inflamables por una retórica hueca y seducidos por placeres fáciles.

Platón reconoce la necesidad de enseñar a los niños desde una edad temprana a vivir vidas virtuosas y a buscar la sabiduría. Platón piensa que la educación de un niño es lo último que debe dejarse al azar o al capricho de los padres, ya que la mente joven se moldea fácilmente.


¿Cómo citar?
8 Ideas principales de Platón. Autor: Editores de PersonajesHistoricos.com Última edición: febrero 22, 2020. Disponible en: https://personajeshistoricos.com/filosofos/ideas-principales-de-platon/

Fin del artículo.

Deja un comentario