Heródoto: Biografía, Aportaciones, Frases, Viajes por el mundo y más

Todo lo que conocemos hoy en día tuvo un principio y muchas de las artes y  ciencias de la actualidad fueron creadas o mejoradas por la civilización griega. Los griegos han influido en todos los campos: desde la filosofía, difundida por Sócrates y Platón hasta la historia fundada por Heródoto quien, según Ciceron, fue el padre de la historia.

herodoto-2

Biografía e historia de Heródoto

Aunque en la biografía de Heródoto no se puede establecer una fecha específica para determinar el día de su nacimiento, la creencia moderna indica que este suceso ocurrió en algún punto del año 484 a.C en Halicarnaso, una ciudad griega ubicada en Asia Menor y gobernada por el Imperio Persa.

La enciclopedia griega llamada Suda, escrita en el siglo X d.C,  habla de la biografía de Heródoto, dice que él se crió en el seno de una familia muy influyente de la ciudad, ya que eran comerciantes muy exitosos en aquella cosmopolita. Sus padres eran conocidos como Lyxes y Dryo, tuvo un hermano conocido como Theodoro.

A pesar de la popularidad de la familia de Heródoto de Halicarnaso, muchos escritos la señalan como partícipes de un levantamiento en contra de Lygdamis, un tirano del Imperio Persa y nieto de Artemisia I. Se cree que uno de sus tíos organizó una conspiración para asesinar a su gobernante, sin embargo, todo salió mal y, tras esta sublevación, la familia fue exiliada a la isla de Samos.

Alrededor del año 455 a.C., volvió a Halicarnaso, según el Suda, con la intención de liderar una revuelta, de la mano con el pueblo, para derrocar a Lygdamis, meta que logra eventualmente.

herodoto-12

Muchas de las facetas de la personalidad de Heródoto se pueden deducir a partir acontecimientos de su juventud. Su obra “Historia”, divida en nueve libros, deja en claro que sentía curiosidad por todo y que, si bien leía, Heródoto prefería aprender de primera mano. Quería ver tierras extranjeras por sí mismo, hablar con la gente que vivía allí, escuchar sus historias y sacar sus propias conclusiones. Con este fin, viajó el mundo conocido con la intención de visitar tantos países como pudiera y conocer a tanta gente como fuera posible (Ver: Marco Polo)

Luego de haber viajado por el mundo, aproximadamente en el 448 a.C. Heródoto se fue a vivir a Atenas por un tiempo. La atmósfera en Atenas, sin embargo, no fue reconfortante para Heródoto, así que comenzó a reconsiderar sus opciones. Habiendo visitado ciudades al norte, sur, y este, decidió partir una vez más, esta vez a Italia. La evidencia en la obra llamada “Retórica” de Aristóteles nos dice que emigró a Turios, una colonia ateniense en el sur de Italia,  en algún momento después del 444 a.C

A pesar de esto, Heródoto no permaneció en Turios. Probablemente regresó a Atenas en algún momento alrededor del 430 a.C, ya que, en al menos tres ocasiones, en su sexto, séptimo y noveno libro, el autor se refiere a los incidentes en las fases iniciales de la Guerra del Peloponeso.

No está claro cuánto tiempo estuvo en Atenas, pero se pueden deducir sus pasos a través de otros autores. Cuando Aristófanes publicó “Los acarnienses” en el 425, hay alusiones claras al trabajo y aportaciones de Heródoto pero, a diferencia del trato de Aristófanes hacia Sócrates, Eurípides y otros, no hay parodias físicas del historiador. Algunos estudiosos toman esto para indicar que Heródoto no estaba en Atenas en aquel entonces, ya que Aristófanes tendía a reservar la sátira para quien estaba presente.

herodoto-9

Es muy probable que Heródoto regresara a Turios después de su estadía en Atenas, posiblemente para huir de la peste que había afectado a la ciudad o porque no había nada más allí. En cualquier caso, sus días de viaje estaban detrás de él y, suponiendo que dejara a Atenas con vida, Heródoto se estableció en una vida relajada para poder editar de su trabajo.

Sus viajes a las cuatro esquinas del mundo hicieron que Heródoto entrara en contacto con más pueblos que ningún otro griego de su tiempo, y utilizó lo que aprendió en su investigación para contar la historia de la guerra que dio forma a su juventud.

Es irónico que con todos los esfuerzos de Heródoto por preservar los recuerdos de los eventos de los demás, las circunstancias, incluso el lugar y la fecha, de su propia muerte han sido olvidadas, no obstante, se cree que falleció en algún tiempo del 430 y el 425 a.C.

Para extender tu conocimiento en relación a este tema, te recomendamos que veas este vídeo.

Heródoto, el padre de la historia

Heródoto en Babilonia

En algún momento entre 454 y 449 aC, Heródoto partió hacia Babilonia.

La primera parada en el viaje fue una colonia fenicia en la costa de Siria, a unos pocos kilómetros al sur de la ciudad moderna de Alejandreta. Desde allí viajó unas 100 millas hacia el este hasta las orillas del río Eúfrates, ya que tenía la intención de seguir río abajo hasta Babilonia.

Heródoto continuó su viaje por el Éufrates hasta la ciudad de Babilonia, la cual describió como una gigante fortaleza cuadrada que estaba rodeada por un río el cual extendía a lo largo del lugar y dividía la ciudad en dos mitades. Allí nota las maravillas arquitectónicas de la ciudad, así como el vestido, las creencias y las costumbres de las personas que viven.

Por otra parte, dedica cierto tiempo para describir los paisajes y el clima de aquella nación que, según él, era apto para la cosecha de diversos cereales. En los aportes de Heródoto explica que el río Eúfrates, el cual atravesaba la ciudad, servía como la hidratación perfecta para que los cultivos fueran buenos.

herodoto-5

Además de esto, en el primer libro de su obra “Historia”, Heródoto de Halicarnaso habla de la toma de Babilonia. Establece que Ciro el grande, creador del Imperio Persa aqueménida, se dirigió a Opis, ciudad Babilonia cerca del río Tigris, durante la primavera. 

Los babilonios, que acampaban fuera de sus muros, esperaban su llegada. Se libró una batalla a poca distancia de la ciudad, en la que los babilonios fueron derrotados por el rey persa, tras lo cual se retiraron dentro de sus defensas. Allí se encerraron, rebelándose en contra de los persas.

En los aportes de Heródoto continúa su relato contando que Ciro no lograba penetrar Babilonia. En esta angustia, puso una porción de su ejército en el punto donde el río entra a la ciudad, y otro cuerpo en la parte posterior del lugar donde salen las aguas. Tan pronto como el agua se hizo lo suficientemente superficial, el arroyo se hizo vadeable.

Finalmente, los persas entraron en la corriente y así se metieron en la Babilonia, sorprendiendo al pueblo y conquistando la ciudad. Así fueron las circunstancias de la caída de Babilonia.

herodoto-17

Esta historia ha generado muchas controversias relacionadas con su veracidad pues tanto las Crónicas de Babilonia como el Cilindro de Ciro, declaración de todas las conquistas del rey persa, describen que Babilonia fue tomada sin el uso de la fuerza, por lo tanto, no hubo ninguna batalla y los babilonios se entregaron a Ciro por las buenas.

De ser verdad, Heródoto sólo dijo la verdad al inicio del texto, donde afirma que Ciro entró a Babilonia por Opis, y al final, donde destaca que el emperador persa puedo conquistar aquella nación.

Cabe acotar que muchos autores, estudiosos y profesionales indican que estos viajes ayudaron a las aportaciones filosóficas de Heródoto.

Heródoto y Egipto

En algún momento antes del 449 a.C., Heródoto abandonó Babilonia y regresó a casa. No pasó mucho tiempo allí, en el 446 a.C., a más tardar, Heródoto emprendió su tercera gran expedición, esta vez a Egipto. Mientras estaba en la región norteña del delta del país, pasó su tiempo con los sacerdotes egipcios, quienes le contaron su historia, cultura y ciencia.

Estaba intrigado con conocer las diferencias entre los sacerdotes griegos y los egipcios, las diferencias en climas y culturas y empaparse con la profunda y rica historia de la región.

herodoto-16

El rio Nilo resultó ser especialmente interesante para Heródoto geografía, porque su inundación regular y natural de los campos era desconocida en Grecia. Durante los meses de verano, los ríos en Grecia eran poco profundos y secos, pero en Egipto, ocurriría lo contrario.

Heródoto siguió viajando aguas arriba, probablemente en busca de la fuente del Nilo. Descarta muchas de las teorías antiguas sobre los orígenes del Nilo, y si bien tiene razón en la refutación de estas teorías, algunas de las ideas que presenta en cuanto al origen del río son falsas. (ver:  Ciceron)

Probablemente, en las aportaciones de Heródoto a la ecología fue el primero en compilar y registrar las diversas teorías sobre los orígenes del río. Según él, los antiguos egipcios creían que el Nilo tenía su origen en dos grandes montañas dentro de las cuales se formaba un manantial eterno. Desde allí, se decía que una rama fluía hacia el norte, dividiendo a Egipto, y otra al sur hacia Nubia y Etiopía

herodoto-3

Los sacerdotes de Sais, de quienes Heródoto extrajo esta teoría, creían que las montañas se encuentran en algún lugar entre Tebas y Elefantina (Asuán). No obstante, incluso en los días de Heródoto, el Nilo había sido explorado bien en Nubia y esto generalmente se sabía que esta afirmación no era verídica.

A partir de ahí, es relativamente fácil decir qué lugares visitó Herodoto en Egipto, pero el orden en que los visitó y las rutas que tomó para llegar allí son difíciles de determinar. Se sabe que recorrió Naucratis, y que desde allí o fue a Sais y Buto, o viajó por mar a Buto y luego a Sais, lo cual es mucho más probable.

Luego viajó hacia un lugar al que llamó “Papremis”, que pudo haber sido Xois, un ciudad en una isla en la rama del Nilo. Mientras estaba allí, vio los cráneos de los persas que habían sido asesinados por el rey libio que se alzó contra Darío e investigó los vínculos entre los reyes egipcios y la fallida expedición ateniense del  460 a.C.

Desde allí, Heródoto geografía viajó a Busiris, Heliópolis, Menfis, donde visitó los monumentos en honor a Ramsés II, Tebas y Tiro. Una vez que recolectó todas las costumbres de los pueblos y documentó la descripción de los lugares que visitó y sus orígenes, volvió a Halicarnaso.

Heródoto ¿el padre de la historia?

Heródoto y Termópilas

La Batalla de las Termópilas, que Heródoto registró en su escrito Historias, fue una de las batallas más arduas y notables de la historia occidental.

Ante la amenaza inminente de la invasión de Grecia en manos de Jerjes I, Heródoto escribe que un grupo de griegos se dirigieron al Oráculo de Delfos para indagar sobre el final de la guerra. Este les responde que podrían ocurrir dos cosas: en primer lugar, que Esparta fuese saqueada y destruída por los persas; por otra parte, podrían enfrentar la muerte de uno de los herederos de Heracles (Hércules)

Según las cuentas establecidas por aportes de Heródoto de Halicarnaso en su libro, en la guerra participaron entre 3100 y 4000 soldados nacidos en el Peloponeso, sur de Grecia, y 5200 o 6100 soldados provenientes de la Península Ática, las islas del Mar Egeo y las pequeñas colonias de Grecia al oeste y al sur. Los estudiosos modernos tienden a considerar las cifras dadas por Heródoto como irreales, como resultado de errores de cálculo o exageraciones por parte de los vencedores.

El ejército persa invade Tesalia a lo largo del Valle de Tempe, y llega a las Termópilas sin más incidentes.

herodoto-8

El rey Jerjes esperó cuatro días antes de ordenar a sus soldados que ataquen a la guarnición griega. La posición persa no mejoró. Cuando los soldados de Jerjes atravesaban el estrecho hueco, eran asesinados por sus oponentes, que tenían lanzas más largas y mejor armadura.

Entonces, un griego llamado Efialtes informa al gran rey de la posibilidad de cambiar la posición del ejército griego. Existía un camino por la montaña. Al comienzo del tercer día, Leonidas se entera de que los Inmortales descenderían de las montañas y atacarían su retaguardia. Él envía a las otras tropas, pero ordenó que los espartanos y los tebanos se quedaran.

En los aportes de Heródoto de Halicarnaso explica por qué Leonidas decide quedarse: porque el oráculo había anunciado que Esparta sería destruida o perdería su rey. Leonidas elige la segunda alternativa, luego, ordena a sus hombres que avancen contra sus oponentes. Cuando Leonidas cae, estalla una amarga lucha por su cuerpo.

Después de la caída de las Termópilas, el camino a Grecia yace abierto. Jerjes ordena que el cuerpo de Leonidas sea crucificado cosa que, según los aportes de Herodoto, era poco común en los persas. Es así como el autor narra magistral pero, en algunos puntos, equivocadamente lo ocurrido en aquella batalla.

La batalla de las Termópilas de Heródoto

En un anexo de su libro, Heródoto explica que Grecia fue salvada por los atenienses, ya que la estrategia persa era aplastar a los griegos con un gran ejército, y el rey Jerjes I del Imperio Persa necesitaba de sus barcos con el objetivo de llevar suministros a sus tropas.

Cuando los atenienses destruyeron la armada persa en Salamina, ya no era posible mantener un ejército tan grande en territorio hostil. La armada ateniense, la cual conocía bien sobre navegación, se aseguró de que Grecia permaneciera independiente y otorgó a Atenas un imperio en el Mar Egeo.

Carta a Herodoto

Epicúreo de Samos fue un filósofo griego quien le escribió una carta a Heródoto, más o menos entre el 335 y el 330 a.C., la cual es un resumen de los manuscritos de física escritos por Epicúreo. Es uno de los pocos escritos que fueron hallados de este autor, la primera de las tres cartas preseleccionadas por Diógenes Laercio, un historiador romano del siglo III.

Esta carta está compuesta por nueve extensas secciones, sin embargo, en este artículo expondremos los puntos más importantes de la carta para conocimiento general:

Epicúreo comienza diciéndole a Heródoto que debe aprender los principios generales de la física, y con una comprensión integral, en oposición a los meros detalles, podrá obtener un conocimiento preciso de lo que lo rodea. Lo que sucederá es que el uso inmediato de las cosas que percibe se convertirá en realidad, y los conceptos que resultan de tal uso le permitirán asignar las cosas a su lugar apropiado, y llamarlas por su propio nombre.En otras palabras, Epicúreo comienza diciendo que el conocimiento del todo es indispensable para comprender la vida en sus manifestaciones prácticas y teóricas.

La sensación es la base de todas nuestras investigaciones, dice Epicúreo a Heródoto, y la importancia del conocimiento parece residir en cómo nos sentimos en última instancia. Creía que la sensación es mucho más que una base para la investigación. La sensación es donde lo finito se encuentra con lo infinito, donde la materia se encuentra y se relaciona, y es realmente la clave de por qué el hombre está en el cosmos.

Para llegar a esa conclusión, le escribe a Heródoto, que solo era necesario ver que la materia en sí es eterna y deducir una teoría a partir de ahí. La materia no puede ser creada o destruida. El universo nunca ha cambiado realmente.

Así, Epicúreo continúa relatándole a Heródoto sobre todos sus descubrimientos y pensamientos relacionados con la existencia del universo en sí. En muchas ocasiones, los historiadores modernos han establecido que esta carta no estaba dirigida a Heródoto el historiador nacido en Halicarnaso sino a otro Heródoto el cual era su alumno y pupilo, no obstante, nunca se pudo comprobar si esta creencia era cierta o falsa.

Aportaciones de Herodoto

Son muchos los aportes que Heródoto realizó a lo largo de su vida ya que, más allá de ser el padre de la historia, sus viajes también sirvieron para que creara teorías de otras ciencias como: la geografía, la ecología y las matemáticas

Herodoto aportaciones geografía

En su obra, Historia, las aportaciones de Herodoto a la geografía expresa su punto de vista sobre la forma de la tierra, el cual no estaba en conformidad con los de Hecateo, que establecía que la tierra, como un plano circular, está rodeada por una corriente oceánica. Aceptó la visión homérica de la tierra como un disco plano sobre el cual el sol viajaba en un arco de este a oeste.

En las aportaciones geográficas de Herodoto intentó establecer una correspondencia simétrica en la distribución de la tierra y en la fuente, dirección y rumbo del río Ister (Danubio) y el Nilo. No obstante, su conocimiento de la fuente y el curso superior del Nilo era muy erróneo.

La tierra, según él, está dividida en dos partes iguales, una se ubicaba al norte de la línea que pasa por Helesponto, el Euxino, a través de las montañas del Cáucaso y el Mar Caspio. Por lo tanto, consideró que Europa era equivalente a Asia y Libia (África) combinadas. En cuanto al río Nilo, afirmó que fluía dividiendo a Libia por el medio en dos partes. Además, muchos de estos aportes fueron usados por Alejandro Magno durante sus viajes

herodoto-15

¿Qué hizo Herodoto? fue el primer geógrafo que consideró al Caspio como un mar interior, mientras que Hecateo y sus contemporáneos, así como todos los geógrafos de la era alejandrina, lo consideraron como un brazo del Océano Norte. Con respecto al Caspio, es notable que Herodoto estaba por delante de casi todos sus sucesores.

Además dividió las partes interiores de África en tres zonas latitudinales. La primera zona es la costa mediterránea desde las montañas Atlas hasta el delta del Nilo. Está parcialmente ocupado por nómadas y en parte por cultivadores. La segunda zona al sur de ella es el área de ‘bestias salvajes’. Por los árabes, esto se llamó la “tierra de las fechas”. La tercera zona que se encuentra más al sur es el verdadero desierto del Sahara.

Es así como un historiador usa sus viajes no solo con la intención de relatarnos las costumbres y tradiciones de los pueblos, sino con el objetivo de contarnos cómo era el mundo en ese entonces (Ver: Alexander von Humboldt)

Herodoto y Platón ecología

La primera idea ecológica fue el equilibrio de la naturaleza, la cual inició gracias a las investigaciones de Herodoto y Platón ecología.

herodoto-7

En las aportaciones de Heródoto a la ecología, se dio cuenta de que las especies depredadoras tienen menos crías que sus especies presa. Además, estableció que en el mundo no debían existir muchos animales de una misma familia en vista que, de suceder, estos serían un exceso. A esto le llamó el equilibrio de las especies y consideró que este era necesario para preservar la vida de los animales y evitar su extinción

Complementariamente, Platón estudió a varios organismos y estableció que existía una proporción casi invariable entre la cantidad de crías que tenían los depredadores y las cantidad que tenían los depredadores. Gracias a su investigación, podemos determinar el número probable de especies que pueden existir en un lugar específico.

Finalmente, podemos establecer que Herodoto y Platón ecología fueron las personas que iniciaron con la idea del equilibrio de la naturaleza y, en consecuencia, dieron pie a las diversas investigaciones que se realizaron en años posteriores en relación a esta temática

Heródoto aportaciones matemáticas

Las principales aportaciones de Heródoto no fueron en la matemática en sí, sino en la geografía matemática, la cual es una rama de la geografía que se basa en el estudio y representación matemática de la Tierra, los países y ríos en el plano (cartografía)

herodoto-1

En las aportaciones de Herodoto a la geografía matemática, intentó determinar la longitud del meridiano. Dibujó el meridiano de Meroe, Asuán, Alejandría, Troda, Bizancio y la boca de Borístenes. ¿Qué hizo Herodoto? fue uno de los primeros eruditos griegos en dibujar las latitudes y longitudes de la Tierra, no obstante, solo realizó el dibujo bajo la creencia de que al occidente de Grecia no había nada, por lo tanto su aporte fue erróneo, no obstante, el cartograma realizado demostraba que Herodoto tenía grandes conocimientos relacionados con la geografía matemática

Por otra parte, determinó que la fuente del Nilo estaba en el oeste de Libia, casi a la misma distancia que la de Ister cerca de los montes Pirineos. Ister, según él, fluyó por toda Europa y antes de descargar su agua en el Mar de Euxino, adoptó un curso norte-sur como el río Nilo – Egipto, según él, estaba casi exactamente opuesto a la parte montañosa de Cilicia (Turquía) y la península de Sinope. Cilicia (Turquía) se encontraba frente al lugar donde el Ister desembocaba en el Mar Negro.

Esta era una forma tosca de dibujar un meridiano desde la boca del Nilo hasta el de Ister. Por otra parte, cuando  escribió las aportaciones geográficas de Herodoto, creía que el sol era empujado hacia el sur fuera de su curso regular por los vientos al acercarse el invierno.

A pesar de todas esas creencias no científicas, fue el primer griego que intentó dibujar un meridiano en el mapa mundial. El meridiano se extrajo de Egipto a Cilicia (costa sur de Turquía), la península de Sinope y la desembocadura de Ister (Danubio). En su opinión, todos estos cayeron en una línea norte-sur, que podría tomarse como el meridiano.

El autor fue también el primer erudito que dividió la masa terrestre mundial en tres continentes, a saber, Europa, Asia y Libia (África). Sin embargo, tomó el tamaño de Europa como equivalente a Asia y Libia (África) combinados. Usó la frontera occidental de Egipto como el límite entre Asia y Libia. Asia y Europa fueron divididas por el Estrecho de Bósforo, el río Tanais, el Mar Caspio y Araxes.

Además de eso, sus conocimientos del Euxino le permitieron determinar la longitud de lo que describió como “el más maravilloso de todos los mares”, el cual tenía 1.100 estadios (110 millas) de longitud y en la parte más ancha es de 1.300 estadios (130 millas), sin embargo, estas medidas eran demasiado pequeñas. Por otra parte, sus estimaciones de la extensión del territorio egipcio eran demasiado altas: la costa no tiene 670 km (3600 estadios) de largo, sino que está a unos 300 km.

Es así como Heródoto no solo hizo un gran aporte a la historia y a la geografía, sino que también contribuyó con la matemática de la tierra.

Heródoto y aportaciones a la antropología

La antropología tiene sus raíces en los escritos históricos y filosóficos griegos antiguos sobre la naturaleza humana y la organización de la sociedad humana. Los antropólogos generalmente consideran las aportaciones de Heródoto a la antropología, como historias griegas vividas en los años 400 a.C., y consideraron a Heródoto como el primer pensador que escribió ampliamente sobre conceptos que más tarde serían centrales para la antropología.

En el libro Historia, las aportaciones de Heródoto a la antropología, describe que las culturas de varios pueblos del Imperio Persa, que los griegos conquistaron y se refirió a Grecia como la cultura dominante de Occidente y Persia como la cultura dominante de Oriente. Este tipo de división, entre los blancos de ascendencia europea y otros pueblos.

Este es un libro de Ann Ward, que trata al escritor clásico no como un historiador sino como un filósofo político. Ward utiliza un análisis textual cercano para demostrar que Heródoto investigo temas recurrentes en las formas más importantes de gobierno en el mundo antiguo. Este análisis de la obra historias, concluye con reflexiones sobre los problemas del imperio, no solo para los persas y los atenienses que se esfuerzan, sino también para nuestro propio gobierno.

Heródoto y sus obras

El único trabajo conocido del filósofo e historiador fue su obra Historias, en la cual hay muchas aportaciones  de Heródoto a la filosofía y además se considera el trabajo fundador de la historia en la literatura occidental. Escrito en 440 a.C. en el dialecto jónico del griego clásico. (Ver: Kant)

Historias sirve como un registro de las antiguas tradiciones, política, geografía y enfrentamientos de diversas culturas que se conocían en Asia occidental, el norte de África y Grecia en ese momento. Aunque no es un registro completamente imparcial, y a lo largo del tiempo se le han encontrado muchos errores, sigue siendo una de las fuentes más importantes de Occidente con respecto a estos asuntos. Además, estableció el género y el estudio de la historia en el mundo occidental (a pesar de la existencia de registros históricos y crónicas de antemano).

Estas aportaciones filosóficas de Heródoto también se erige como uno de los primeros relatos del ascenso del Imperio Persa, así como de los acontecimientos y las causas de las guerras greco-persas entre el Imperio aqueménida y las ciudades-estado griegas en el siglo V a.C. Heródoto describe el conflicto como uno entre las fuerzas de la esclavitud (los persas) por un lado, y la libertad (los atenienses y la confederación de las ciudades-estado griegas que se unieron contra los invasores por el otro.

Las historias se dividieron en algún momento en los nueve libros que aparecen en las ediciones modernas, denominadas convencionalmente las nueve musas ya que cada libro llevaba el nombre de una musa:

  • I Libro: Clío
  • II Libro: Euterpe
  • III Libro: Talía
  • IV Libro: Melpomene
  • V Libro: Terpsícore
  • VI Libro: Erató
  • VII Libro: Polimnia
  • VIII Libro: Urania
  • IX: Calíope

Si quieres saber más sobre los aportes de Heródoto de Halicarnaso, te recomendamos ver este vídeo.

Heródoto de Halicarnaso y su obra

Frases de Heródoto

Aquí podrás leer sobre algunas frases de Heródoto:

  • De todas las miserias del hombre, la más amarga es ésta: saber tanto y no tener dominio de nada.”  Heródoto
  • Tu estado de ánimo es tu destino.”  –  Heródoto
  • La democracia lleva el más bello nombre que existe… igualdad.” – Heródoto
  • “Dad todo el poder al hombre más virtuoso que exista, pronto le veréis cambiar de actitud.” – Heródoto
  • “Ningún hombre es tan tonto como para desear la guerra y no la paz; pues en la paz los hijos llevan a sus padres a la tumba, en la guerra son los padres quienes llevan a los hijos a la tumba.” – Heródoto
  • “Si uno empieza con certezas acabará con dudas pero si se conforma con empezar con dudas conseguirá acabar con certezas aún faltando las palabras.” – Frases de Heródoto
herodoto-6

(Visited 30.686 times, 54 visits today)

Deja un comentario